Música

Agoney y Raoul, el ejemplo de visibilidad que España necesitaba

Agoney y Raoul, el ejemplo de visibilidad que España necesitaba
Agoney y Raoul, el ejemplo de visibilidad que España necesitaba

‘Operación Triunfo’ nos ha descubierto grandes talentos, pero también ha logrado algo que debía ocurrir hace mucho tiempo: que la visibilidad de ciertos colectivos y la libertad estén presentes en nuestra televisión. ¡Te lo contamos!

Amor, libertad y visibilidad. Ese fue el mensaje que enviaron Agoney y Raoul durante el concierto de ‘Operación Triunfo’ en Barcelona, concretamente unos instantes antes de sellar ‘Manos vacías’ con su ya típico beso. Aunque lo cierto es que ya llevaban mucho tiempo abanderando lo que representan estas tres palabras, que ya han convertido en su propio lema.

El Palau Sant Jordi estalló en una fortísima ovación cuando ambos pronunciaron ese «por el amor, por la libertad y por la visibilidad» y a partir de ese momento se produjo la magia. Un gesto que para muchos podría ser insignificante no sólo mandó un mensaje muy concreto a toda la sociedad, sino que fue el empujón definitivo que entregó el valor y el coraje que numerosas personas necesitaban para terminar de aceptarse tal y como son y compartirlo con sus seres queridos, sin miedo, con orgullo.

Twitter fue testigo de las muchas conversaciones que se produjeron entre padres e hijos, abuelos y nietos, hermanos, amigos… Jóvenes de toda España, e incluso del extranjero, que vivieron ese momento tan especial en directo o que lo vieron a través de Internet, compartieron su realidad con las personas de su entorno más cercano. Decenas de historias de personas que, por fin, se sentían seguras para gritar a los cuatro vientos «este soy yo».

He aquí la prueba de la verdadera importancia de la visibilidad y de formatos como ‘Operación Triunfo’. El programa nos ha descubierto talentos, sí, pero también ha permitido que realidades que, por desgracia, no estábamos acostumbrados a ver en televisión aterricen en ella, logrando que miles de personas que no se veían representadas, que se sentían excluidas, puedan verse reflejadas ahí.

Ha sido precisamente aquí donde Agoney y Raoul han hecho una maravillosa labor. No han sido los únicos, claro está, y no nos olvidamos de Marina, Ricky y Mimi, pero quizá ellos han sido el empuje definitivo para que este movimiento llegue con fuerza a todos. Con las ideas claras, sin esconder su pensamiento nunca, porque no tendría sentido hacerlo, ambos han defendido la libertad de un sentimiento que jamás debería ser coartado, así como la libertad de ser uno mismo.

El beso es el sello perfecto para todo lo demás, una manera de enviar su mensaje quizá con más impacto, pero no es ni mucho menos lo único que nos han dado Raoul y Agoney. Gestos, conversaciones, discursos que han calado hondo en la sociedad y que han servido a muchas personas de apoyo, de fuente de energía y de inspiración. Han sido la muestra de que ser como somos es correcto, de que querer a quien queremos es correcto y de que jamás debemos avergonzarnos de ello.

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además