Música

Casados a Primera Vista: un Matrimonio Adicto a los Besos y los Primeros Problemas en las Lunas de Miel

Etiquetas

Avatarpor Redacción
  • WhatsApp
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
burlon
Casados a Primera Vista: un Matrimonio Adicto a los Besos y los Primeros Problemas en las Lunas de Miel
Casados a Primera Vista: un Matrimonio Adicto a los Besos y los Primeros Problemas en las Lunas de Miel

El último programa de Casados a Primera Vista nos ha dejado todo tipo de momentos, desde un matrimonio que no puede despegarse hasta varios que empiezan a derrumbarse. Os lo contamos todo dentro.

Casados a Primera Vista está yendo muy bien para aquellos que empiezan y tirando a regular, casi mal, para los que llevan varios días conociéndose. Hemos vivido una nueva boda espectacular entre dos personas que se comían con la mirada y, por otro lado, hemos visto cómo algunos matrimonios ya empiezan a derrumbarse.
¡Lo de Samantha y Juan Diego ha sido increíble! La pareja se enamoraba nada más verse por primera vez y desde el primer encuentro la química entre ambos era evidente. Tanto es así, que ya en el mismo altar estaban deseando convertirse en un matrimonio para poder considerar un «sí, quiero» que todos intuimos desde esa primera mirada con un beso. ¡Qué bonito!
Después de la ceremonia, ambos han demostrado que no quieren separarse el uno del otro, ni siquiera para respirar. Los gestos de cariño y los besos han sido tantos que perdimos la cuenta cuando apenas llevaban unos minutos juntos; la complicidad y una confianza inmediata nos han hecho enamorarnos de esta pareja. ¡Qué bonito es todo al principio!
Y es que a medida que pasa el tiempo, la cosa se va complicando. Que se lo digan, sino, a Ruth y Jaime. Mientras la primera ha asegurado que la visita al sexshop fue algo que le hizo sentir muy incómoda, y que ha convertido su luna de miel en algo tenso, Jaime le asegura a ésta que cuando ronca «no es humana», un comentario muy desafortunado.
Pero no son los únicos que están descontentos. Los ‘Jesuses’ no pasan por su mejor momento, sobre todo en lo que respecta a Carrillo. Y es que nota en su marido una falta de higiene que no tolera: «entre la boca que le canta por bulerías y los pies que le cantan por soleares, se forma un concierto cada noche».
Rafa y María tampoco pasan por su mejor momento. Ella ha querido hablar con su esposo de las bromas que lleva a cabo y que no gustan nada a una María que asegura que su paciencia tiene un límite.
¡Veremos cómo acaban estos matrimonios!
Escuchar en directo. ¡Sólo números 1!

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además