Música

Dos palabras para Pablo López: fuerza y sentimiento

Etiquetas

Avatarpor Mr. Happy
  • WhatsApp
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
burlon
Dos palabras para Pablo López: fuerza y sentimiento
Dos palabras para Pablo López: fuerza y sentimiento

Nuestro querido Pablo López nos dejó temblando tras su concierto en la Riviera, en Madrid. Os explicamos cómo se siente uno cuando tiene delante a un artista como él.

Hemos tenido oportunidad de asistir al concierto que celebraba Pablo López dentro del ciclo Vodafone Yu Music Shows, el pasado 8 de mayo. Tenía lugar en una de las salas más queridas de Madrid: la famosa Riviera, donde la comunión entre artista y público es íntima, exactamente lo que un artista como Pablo necesita. Y lo que necesitan sus seguidores.

En esta comunión de la que hablamos, Pablo López volvió a demostrar por qué es uno de los artistas más valorados del panorama musical nacional. Y volvió a demostrar que puede alcanzar todas las metas que se proponga que, por otro lado, seguramente solo tengan que ver con seguir avanzando. Seguir soñando. Pablo transmite tanta humildad, tanta pasión y tanto compromiso con lo que hace que solo esperamos que siga siendo como es.

Y que su música siga siendo lo que siempre ha sido: una manera de disfrutar, de liberar sentimientos, de gritarlos, de compartirlos, de vivir. Con un repertorio en el que se encuentran canciones que llegan al alma como ‘Tu enemigo’, conocida mundialmente, o ‘Lo saben mis zapatos’, directa al corazón, Pablo nos conduce con un talento incomparable por un camino delicioso en el que solo puedes mirar embobado hacia el escenario.

Una de esas canciones que llevan su sello bien estampado nos invitó a reflexionar. ‘Dos palabras’, una de las canciones que encontramos dentro de su disco ‘El mundo y los amantes inocentes’, nos hizo pensar que tal vez también a él podríamos definirlo de esa manera, si quisiéramos hacer un resumen rápido. Y es que Pablo es fuerza y sentimiento.

Fuerza, cuando desgarra su voz, cuando canta a capella sin aparente esfuerzo, cuando cierra los ojos, cuando golpea el piano con rabia, con pasión… Y con sentimiento. En cada nota, en cada palabra, en cada una de las canciones que nos ha regalado durante todos estos años.

Por todo esto, el público que tuvo nuestra misma oportunidad se entregó por completo a él como él se entregó al público. Cantó cuando era necesario y escuchó en silencio cuando era el momento. Y por todo esto, Pablo seguirá llenando cada escenario que pise y cada recinto que visite. Porque es uno de los grandes, y tenemos que cuidarlo.

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además