Música

El curioso problema de Miguel Ángel Silvestre para rodar sus escenas de acción

El curioso problema de Miguel Ángel Silvestre para rodar sus escenas de acción
El curioso problema de Miguel Ángel Silvestre para rodar sus escenas de acción

Miguel Ángel Silvestre ha sido el último invitado a ‘El Hormiguero’ y, como siempre, ha estado encantador. Además, ha explicado cuál es su curioso problema a la hora de rodar ciertas escenas de acción. ¿Lo adivináis?

Miguel Ángel Silvestre acudió al plató de ‘El Hormiguero’ con la naturalidad, la cercanía y la amabilidad que siempre le han caracterizado. Junto a Pablo Motos, repasó varios de los aspectos de una carrera que está en alza (y seguirá así) y que le ha llevado a protagonizar dos papeles en producciones internacionales que todo el mundo puede reconocer: ‘Narcos’ y ‘Sense 8’.

Adoramos a Miguel Ángel Silvestre. España adora a Miguel Ángel Silvestre. Lo hacemos por muchas razones pero el pensamiento general es el siguiente: si debemos tener un representante a nivel internacional, que sea él. Las palabras que dedicó a hablar de ‘Sense8’, la producción de Netflix, a la importancia de la representación LGTB+ en la ficción, a la represión que sigue existiendo contra este colectivo, a la necesidad de ir hacia adelante… Todo esto ha conseguido que Miguel Ángel sea una de las personas más valoradas por todos.

Y además es, como decimos, tremendamente cercano y divertido. En esta última entrevista realizada, hemos descubierto una anécdota del rodaje de ‘Sense 8’ que nos da detalles sobre el mayor problema de Miguel Ángel a la hora de grabar escenas de acción.

Parece que nuestro actor no puede mantener los ojos cerrados cuando tiene que grabar alguna toma que incluye disparos. Si habéis visto ‘Sense 8’, sabréis que la carta de presentación del personaje de Miguel Ángel, Lito, se da durante la grabación de una película (Lito es la serie es actor) y Miguel Ángel explicó que solo tenían dos tomas para grabar esa escena, por el alto coste de la misma, que incluía explosiones y una gran coordinación por parte de todo el equipo.

Aunque Miguel Ángel realizó cada acción con precisión, justo después de terminar le dijeron que había que volver a grabarla. ¿Por qué? Porque había cerrado los ojos. Lo repitieron y volvió a suceder lo mismo: cerró los ojos. Curioso cuánto menos.

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además