Música

El Ministerio del Tiempo: Aura Garrido (Amelia Folch) Abandona la Serie ¿Definitivamente?

El Ministerio del Tiempo: Aura Garrido (Amelia Folch) Abandona la Serie ¿Definitivamente?
El Ministerio del Tiempo: Aura Garrido (Amelia Folch) Abandona la Serie ¿Definitivamente?

Ha llegado el verano y con él el parón en El Ministerio del Tiempo. Coincidiendo con este descanso, se nos va una de las actrices protagonistas de la serie: Aura Garrido. Pero, ¿es un adiós definitivo? ¡Te lo contamos!

Todas las despedidas son duras, pero cuando se nos va alguien a quien queremos con todo nuestro corazón nos deja completamente rotos. Este mismo jueves hemos tenido que vivir una doble ración de ‘adiós’. Como bien sabrás, El Ministerio del Tiempo ha llegado a la mitad de su temporada y, por lo tanto, al temido descanso de verano. Nos toca estar un par de meses sin nuestra patrulla favorita.

Pero esto no ha sido todo. Ya nos habían advertido de que nuestra queridísima Aura Garrido aparecería mucho menos en esta tercera temporada y ahora sabemos la razón de esta ausencia. Su personaje, Amelia Folch, ha decidido abandonar el ministerio tras la muerte de su padre.

Al cambiar la historia y detener a su tío, que se había convertido en un viajero del tiempo, también han cambiado la historia de la familia Folch. Tras esta detención, las empresas que poseían quebraron y el padre de Amelia, que no pudo soportar ver a su familia hundida, falleció de un infarto.

Por esta razón, Amelia decide volver a su época, a su casa, para ayudar a su madre a reflotar todas las empresas y a devolverle el nombre y el honor a su familia. Una despedida que ha estado repleta de lágrimas y que nos ha dejado con una duda clara: ¿regresará al ministerio en algún momento?

Parece que han dejado la puerta abierta a que esto ocurra. Sin ir más lejos, el propio Pacino hace una comparación de la situación que vivió él y la que está viviendo Amelia, sentenciando que él acabó volviendo. Unas palabras que, unidas a la carta que ha escrito la propia Aura Garrido, actriz que da vida a Amelia, nos devuelven la esperanza.

En ella, Aura ha explicado que es su agenda la que no le permite continuar en esta tercera temporada, pero que espera regresar muy pronto a la que ya considera su casa. Una carta realmente emotiva, en la que tiene un recuerdo para todos los implicados, y que te dejamos a continuación para que la disfrutes. A ti, Aura, mucha suerte en esta nueva misión y vuelve pronto. ¡Te echaremos de menos!

Queridos Ministéricos,
He escrito, tirado y reescrito esta carta durante semanas. Quería deciros personalmente hasta pronto, y agradeceros todo lo que me/nos habéis dado, pero no se me dan nada bien las despedidas… Ni siquiera las temporales. Pablo Lara, ese hombre que vale por 27, me convenció para hacerla y puede dar fe de lo que me ha costado entregarla.

Amelia se va del Ministerio, pero, espero, no será por un tiempo demasiado largo. Ésta es una profesión extraña, en la que el azar te mueve, el tiempo pasa a trompicones y tienes que aprender a encajarte entre momentos de inactividad y de actividad intensa. Organizarte a medio o largo plazo es imposible, y cuando lo haces tienes que aceptar lo que ello conlleve. El año pasado tomé una decisión en un momento de incertidumbre, contando con los tiempos más probables en caso de renovación, pero a Mr. Murphy le gusta mucho esto de venir a visitarnos a los del cine y sucedió lo inevitable: renovamos en las fechas que yo había organizado. Llamé a Javier Olivares temblando y a punto de llorar, pero he tenido la suerte de encontrarme con un jefe comprensivo, que conoce la profesión y que conoce la vida, que me tranquilizó en seguida y me apoyó en todo momento, y que ajustó desde el principio la temporada para que pudiera hacerlo, más o menos, todo. Hasta el punto de encajar mi marcha con la mid-season (un detallazo grande, grande).

Pero a Javier le debo muchísimo más que lo que ha hecho por mí esta temporada, claro. Le debo un personaje maravilloso que va a estar siempre conmigo y participar en una serie que nos ha roto a muchos los esquemas de lo que se puede y lo que no se puede hacer en la televisión española. Todos los que hemos trabajado en el Ministerio del Tiempo lo hemos hecho entusiasmados con el proyecto y con nuestro corazón y nuestro esfuerzo volcados en sacarlo adelante. Ha sido un honor trabajar al lado de este equipo técnico y artístico, aprender de mis compañeros Nacho, Rodolfo, Hugo, Macarena, Caye, Juan, Francesca, Natalia, Susana, Julián, mis bellos “padres” Fanny y Xavier, los increíbles episódicos que hemos tenido, estar bajo las órdenes de Marc, Jorge, Abi, Javier, Paco, Koldo, Óskar… y estar bajo las órdenes del que siempre será mi jefe favorito, absolutamente imbatible en su puesto, el señor Jaime Blanch.

Soy una grandísima afortunada y esta profesión me ha regalado muchas cosas, pero sólo podía soñar con un personaje como Amelia y una serie como El Ministerio del Tiempo. Me faltan palabras para explicar por qué, pero creo que probablemente me entendéis sin necesidad de que lo explique. Con lo que desde luego no alcanzaba ni a soñar era con vosotros, ministéricos. Vuestro cariño, lealtad y entrega han superado con creces todo lo que podría haber imaginado. A vosotros os debemos TODO. Pero lo que más ilusión me hace es formar parte de algo que ha despertado vuestra imaginación, vuestra creatividad y vuestra inquietud. Que a partir de nuestra serie hayáis creado pósters, muñecos, dibujos, relatos, juegos. Que la hayáis utilizado para enseñar Historia, Literatura o el idioma español en colegios e institutos. Que haya despertado vuestro interés en la Historia, en leer más sobre los personajes o hechos que aparecen en los capítulos, que hayáis convertido a Lope, Cervantes o Bécquer en TT… Nos habéis ayudado a demostrar que estamos hambrientos de conocer y aprender y de que nos hagan partícipes del proceso. No sois meros espectadores, formáis parte de esta serie.

Soy feliz por haber tenido la oportunidad de participar en esta gran familia, que como toda familia ha pasado por momentos felices y tristes, mejores y peores y se ha enfrentado a los reveses, las pérdidas y las dificultades. Sólo espero que siga activa y unida por mucho más tiempo, porque ya estoy deseando volver al hogar. Habéis cambiado mi vida y siempre, siempre, vais a estar en mi corazón.

Gracias, Pablo Olivares, por dejarnos este bello canto del cisne. Allá donde estés estás en cada frame de esta serie.

GRACIAS.
Hasta (muy) pronto,
Aura.

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además