Música

Estos fueron los importantes mensajes de Agoney y Marina en el pregón del Orgullo LGTBQ+ de Madrid

Estos fueron los importantes mensajes de Agoney y Marina en el pregón del Orgullo LGTBQ+ de Madrid
Estos fueron los importantes mensajes de Agoney y Marina en el pregón del Orgullo LGTBQ+ de Madrid

Y llegó uno de esos días que no van a olvidar. Agoney y Marina formaron parte del pregón del Orgullo LGTBQ+ de Madrid y enviaron importantes mensajes a la sociedad. ¡Te lo contamos!

Ya ha dado comienzo una de las semanas más especiales e importantes para la ciudad de Madrid. El pasado miércoles 4 de julio arrancó el Orgullo LGTBQ+ de la capital y lo hizo con un pregón repleto de rostros conocidos, de personas que han luchado, luchan y seguirán luchando por la igualdad y por la visibilidad del colectivo.

Entre ellos se encontraban, como ya se anunció hace un tiempo, Agoney y Marina. Los dos concursantes de ‘Operación Triunfo 2017’ han llevado a cabo (y siguen haciéndolo) una importante labor durante su paso por el concurso y tras su salida, lo cual les ha sido reconocido con un espacio durante el pregón, que supieron aprovechar al máximo.

La primera en tomar la palabra fue Marina, quien se mostró cuanto menos emocionada, y es que la ocasión lo merecía. Ante una Plaza de Pedro Zerolo abarrotada, la sevillana habló alto y claro y también logró emocionar a todos los que la escuchaban con atención:

“Sin embargo, en esta lucha, valga la redundancia, luchamos todos. Todos formamos parte de un movimiento que tiene que sacar las garras hacia el exterior y que, a veces, tristemente, las sacamos hacia el interior. Sí, sí, hacia nosotros mismos, con cosas como no escuchar a las personas trans, que seamos tan pocas mujeres ahora mismo aquí y que ni una sea una mujer trans. Bueno, y ya nada que hablar de discriminar a un compañero por la edad que tiene, aunque intentemos no discriminar a nadie. Dicho esto, deberíamos calmarnos y empezar la revolución, pero empezarla fuera. Empezar a gritar más y más por las personas que ya no pueden hacerlo o por las personas que siguen en el armario, que sea el motivo que sea son igual de válidas. Empezar a luchar por la visibilización real de la bisexualidad, porque existimos y no somos ni heteros ni homos. O también empezar a luchar por dejar de sexualizar a todas las mujeres lesbianas, aunque bueno… En el patriarcado en el que vivimos, aún se le sigue llamando al orgullo ‘Orgullo Gay’. Así que, bueno, dejemos de comednos letras y empecemos a llamarlo de verdad ‘Orgullo LGTB’, que es como se llama realmente”.

Un discurso en el que habló de todo lo que hay que hablar, en el que mencionó a quienes en esta lucha, de una manera que nadie entiende, han quedado relegados a un lugar en la sombra, de esa visibilidad trans y bi que ya debería haber llegado hace mucho tiempo y que, gracias a mensajes como este y a labores como la suya, está más cerca que nunca.

Tras esto y las palabras de otros muchos pregoneros, como La Jedet, llegó el turno de Agoney, quien con su dulzura y con esa fuerza que siempre consigue dar a sus palabras, arrancó los aplausos de todos los allí presentes y les hizo vibrar con un discurso algo corto, pero totalmente directo.

“Ya ven, los millennials somos unos quejicas, aunque también esperamos que comprendan que somos valientes, comprometidos y luchadores. Somos las mariposas que el león no ha podido comerse. Y vamos a seguir celebrando y manifestándonos por el amor, por la libertad y por la visibilidad. Hoy continúa la revolución 360, ‘good luck and don’t fuck it up’. Feliz orgullo 2018”.

Con ee guiño al que ya es un himno para varias generaciones, ‘Lo malo’, y acordándose de la iniciativa que él mismo puso en marcha de la mano de Raoul Vázquez, el canario volvió a apostar por esa libertad que siempre ha abanderado su vida y que debería abanderar la de todos. Esta lucha no ha acabado, tan solo acaba de empezar.

Ver a Agoney y a Marina juntos, en ese escenario, en el centro de la Plaza de Pedro Zerolo, dirigiéndose a una masa de la que siempre han formado parte y siendo un ejemplo para pequeños y mayores es, cuanto menos, otro motivo de orgullo. Una prueba más de todo lo positivo que han traído a nuestra sociedad. Su música nos ha enamorado, su talento y sus voces nos han atrapado, pero su fuerza, su personalidad y su compromiso nos dejan sin palabras y con un nudo de emoción en la garganta. Gracias.

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además