Música

‘Juego de Tronos’ 7×04: Daenerys entona su canción de fuego

‘Juego de Tronos’ 7×04: Daenerys entona su canción de fuego
‘Juego de Tronos’ 7×04: Daenerys entona su canción de fuego

Analizamos el cuarto capítulo de la séptima temporada de ‘Juego de Tronos’ aún impactados por la fuerza y la intensidad de éste. Daenerys, dragones, reencuentros y batallas ganadas, o perdidas. Reflexionamos dentro.

Comenzamos este pequeño análisis del cuarto episodio de la séptima temporada de ‘Juego de Tronos’ recordando que estas líneas son oscuras y albergan spoilers; cuidaos de ellos si todavía no habéis podido ver el capítulo.

Un capítulo que fue filtrado antes de tiempo. Aquellos que lo vieron saltándose un poco las reglas ya nos lo advirtieron: íbamos a quedarnos con la boca abierta. Es el episodio más corto de la historia de la serie y sin embargo es uno de los más intensos; uno de esos capítulos que recordaremos por su fuerza y por lo espectacular de las escenas finales.

Y es aquí cuando debemos hablar de Daenerys. Nuestra Khaleesi recibía la noticia de la trampa tendida en Roca Casterly con impotencia pero con la seguridad de que había llegado el momento de actuar, incluso aunque eso significara desoír los consejos de quien le pide paciencia en tiempos en que la estrategia militar se desmorona. Daenerys ya no estaba para escuchar a nadie.

Así que a lomos de Drogon emprendía la marcha en busca del ejército de los Lannister encabezado por Jaime, un ejército que celebraba la reciente victoria sobre Alto Jardín y que partía hacia Desembarco de Rey con toda clase de provisiones. Pero el viaje se torció.

En una de las escenas más impresionantes que hemos visto en ‘Juego de Tronos’, Daenerys da muestras de todo su poderío con ese ‘Dracarys’ que nos ha dejado a todos, tirando de un adjetivo contradictorio, helados. Dany ha entonado su canción de fuego y ha arrasado con todo: personas y provisiones. Sangre y fuego, es lo que ha quedado en ese campo de batalla en el que la Madre de Dragones ha demostrado, por primera vez cara a cara, que está por encima de su enemigo.

Antes de eso, hemos visto cómo descubría al lado de Jon Snow la alianza entre los niños del bosque y los primeros hombres para acabar con los Caminantes Blancos. Daenerys promete ayudar a Jon a hacer lo mismo con una condición que seguimos sin ver: que hinque rodilla.

Por otro lado, en Invernalia se ha dado una escena sorprendentemente tierna teniendo en cuenta la oscuridad que acecha siempre a la serie de HBO: Arya Stark por fin regresa a casa para reencontrarse con Sansa, con quien se funde en dos preciosos abrazos, y Bran, a quien todos encontramos diferente… Porque ya no es Bran, sino el Cuervo de Tres Ojos.

Despedimos el capítulo con Jaime cayendo al agua tras un enfrentamiento directo con Daenerys -mientras Tyrion casi rezaba en la distancia para que su hermano fuera lo suficientemente inteligente como para huir- y nos preguntamos qué nos espera a partir de ahora en una temporada que no solo ha mantenido el nivel de las anteriores: parece estar superándolo.

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además