Música

La historia completa de lo que ha ocurrido con Dulceida

La historia completa de lo que ha ocurrido con Dulceida
La historia completa de lo que ha ocurrido con Dulceida

Aida Domenech, más conocida como Dulceida, ha estado en el punto de mira por su viaje a África puesto que ha realizado una serie de gestos que no han gustado mucho a los usuarios de redes sociales. ¿Quieres saber la historia completa? ¡Entra!

Dulceida, con el paso del tiempo, se ha convertido en una de las reinas de Instagram. Es la mayor ‘influencer’ española puesto que cuenta con millones de seguidores y sus campañas publicitarias, por tanto, nunca pasan desapercibidas. Como es el caso de esta última que no ha dejado absolutamente a nadie indiferente en redes sociales.

¿La razón? Ha realizado una serie de publicaciones de su estancia en el continente africano. ¿Y por qué ha sido criticada entonces? Por denotar una muy escasa sensibilidad en un gran número de cuestiones. ¡Lo que lees! Por ese mismo motivo, no han querido desaprovechar la oportunidad para reprochar a Aida sus acciones.

Una de las imágenes que más ha llamado la atención es la de tres niños africanos que lucen las gafas de sol de la influencer y jurado de ‘Quiero ser’. Lejos de que todo quedara ahí, añadió este texto que enfureció más a la gente: «Una hora con ellos no ha sido suficiente. Feliz por haberlos hecho sonreír. Ahora tienen nuestras gafas de recuerdo, yo sus sonrisas y el tiempo con ellos.»

Tal y como dice esta usuaria, también Alba Paul (mujer de Dulceida) realizó un gesto que volvió a enfurecer a las redes sociales. ¿La razón? El poblado que visitó, en cuestión de días, se quedaría sin agua. No es ningún secreto que África es uno de los países donde el agua escasea. ¿Y qué hizo Alba? Darse todo un baño de espuma.

Lo necesitaba #efmoment @efespana

Una publicación compartida de Alba Paul Ferrer (@albapaulfe) el

Twitter e Instagram se han convertido en los escenarios para que los usuarios pudieran mostrar, de manera abierta, su descontento. De hecho, respondió con contundencia y dureza: «Esta persona se ha marcado un viaje a un poblado donde las reservas de agua se están agotando para subir fotitos suyas bañándose y regalarles a estos niños unas gafas de sol de su propia marca, subirlo a Instagram y cobrar por ello», aseguró un usuario.

Aida Domenech, después de todo, no quiso quedarse callada. Decidió hacer unas publicaciones en su perfil de Twitter oficial para aclarar una serie de puntos al respecto. Para empezar, rechazó públicamente la etiqueta de «burguesa» que se le había impuesto y, lejos de que todo quedara ahí, también quiso lanzar un mensaje a sus «haters».

Está claro que las redes sociales, en muchas ocasiones, se convierten en toda una batalla campal en ambas partes. Nadie es perfecto, por mucho que queramos aparentarlo en redes sociales, por lo que debemos tener en cuenta que, por ese mismo motivo, se puede aprender de los errores. Desde Happy FM, esperamos que todo se solucione tarde y temprano.

Te interesará además