Música

Supervivientes 2017: Sandra Barneda Vive uno de los Momentos Más Incómodos de su Carrera

Supervivientes 2017: Sandra Barneda Vive uno de los Momentos Más Incómodos de su Carrera
Supervivientes 2017: Sandra Barneda Vive uno de los Momentos Más Incómodos de su Carrera

Durante el pasado Debate de ‘Supervivientes’, Sandra Barneda vivió uno de los momentos más incómodos de su carrera y fue a causa de una espectadora. Os contamos dentro cómo se sintió la presentadora.

Conducir un programa como ‘Supervivientes’ no siempre es fácil y sin embargo Sandra Barneda lo está sabiendo llevar a la perfección. Ella es la encargada de moderar el Debate que tiene lugar cada domingo, una vez que ya hemos conocido al último expulsado, los nominados semanales y todas las disputas que han tenido lugar en la última semana.

Normalmente, los domingos los ánimos no están calmados. Sandra sabe bien de esto y en el último Debate está la prueba: Lucía Pariente, madre de Alba Carrillo y ex concursante de esta edición, estuvo a punto de abandonar el plató después de un comentario de Nagore Robles. Sandra lo contuvo bien pero fue un momento realmente incómodo.

Aunque la palma de la incomodidad se la lleva otro instante; un instante inesperado porque, además, ni siquiera estuvo provocado por una persona presente en el plató. Fue una espectadora quien puso contra las cuerdas a la presentadora, obligándole a dar la mejor cara de sí misma. ¿Qué sucedió?

Sucedió que, como sabéis, Telecinco realiza en determinados momentos llamadas telefónicas a los potenciales espectadores que, si contestan con la clave adecuada, pueden ganar una gran cantidad de dinero. Sandra se encontraba en esta situación cuando, de manera inesperada, se encontró al otro lado del teléfono una voz hostil.

«¿Te parece que son horas de llamar estas, guapa?», le contestó la voz, con enfado. Aparentemente, la buena mujer se encontraba durmiendo cuando recibió la llamada de una Sandra que, además, le comunicó que se había quedado sin dinero. Entendemos, sin embargo, que a la mujer no le importaba el dinero, ella solo quería seguir durmiendo.

Menos mal que Sandra se lo tomó con mucho humor; eso sí, ¡vaya cara se le quedó a la presentadora!

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además