Música

The Walking Dead 7×07: El Show de Negan Llega a Alexandría, ¿Para Quedarse?

Etiquetas

Avatarpor Redacción
  • WhatsApp
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
burlon
The Walking Dead 7×07: El Show de Negan Llega a Alexandría, ¿Para Quedarse?
The Walking Dead 7×07: El Show de Negan Llega a Alexandría, ¿Para Quedarse?

El séptimo capítulo de esta nueva temporada, el penúltimo antes del parón, ha recorrido varios escenarios del universo de The walking dead y nos ha dejado un final que abre muchas y diferentes puertas… Y que nos presenta a un Negan dispuesto a quedarse en Alexandría.

The walking dead nos ha dejado, en su último capítulo emitido, uno de esos finales que detestamos y amamos por igual. Lo detestamos porque deseamos más; lo amamos porque, para qué engañarnos, ha sido un gran final. Un final sorprendente, justo cuando menos lo esperábamos, justo cuando más queríamos, precisamente, ¡más! Vayamos por partes, claro, ¡spoilers incluidos!

El séptimo capítulo de la que posiblemente sea la temporada más controvertida de la serie nos prometía el regreso de varios de los personajes predilectos del público y así ha sido. Hemos visto a Rick, hemos visto a Michonne, hemos visto a Daryl y hemos visto, también, a un Carl que ha terminado siendo el protagonista indiscutible… Siempre con permiso de Negan, que empieza a tener sus luces y sus sombras.

Quien hasta el momento había sido el villano más aclamado y aplaudido de la ficción de AMC empieza a despertar antipatías. Su intensa verborrea y su necesidad de darle un toque de humor a cualquier acto, por macabro que sea, además de una humanidad que brilla por su ausencia, empieza a disgustar a unos espectadores que han abandonado, en masa, la serie. La audiencia ha caído en picado y muchos empiezan a preguntarse si Negan -él, no sus asesinatos- es el culpable. Nosotros no lo creemos, pero la duda ya está ahí.

En cualquier caso, Negan ha vuelto a ser el protagonista de este capítulo y lo ha sido junto a Carl. Hemos visto al ¿pequeño? Grimmes adentrarse en el hogar de Negan y ser recibido por este como acostumbra: con esa espeluznante amabilidad que no esconde otra cosa que un deseo de hacer daño.

Nuestro querido Carl, el hijo de todos los seguidores de la serie, se ha visto obligado acompañar a Negan en sus quehaceres diarios, a quitarse el vendaje que cubre su ojo derecho, algo que no habíamos visto hasta el momento, a soportar las amenazas del líder de los Salvadores y a cantarle, incluso, una canción que nos dejó ver lo roto que está Carl y lo cruel que puede llegar a ser el personaje interpretado por Jeffrey Dean Morgan.

Todo bajo la atenta mirada de un Daryl que no acaba de despertar del shock que ha supuesto para él saberse culpable de la muerte de su amigo y terminar siendo el ‘perro’, continuamente humillado, de Negan. Daryl ha estado con Carl, pero no ha dicho demasiado al respecto: con su habitual contención, ha amenazado -poco, más bien- a Negan: «si tocas al chico…» Negan se ríe y Daryl no despierta. Y, Daryl, ¡necesitamos que vuelvas! ¡Lo estamos pidiendo por favor! Quizá ese papel de procedencia desconocida -¿será de Jesús, que ya se encuentra en el Santuario?- que reza un «vete ahora» consiga devolvernos a nuestro protagonista.

Mientras tanto, Michonne se las ingenia para llegar hasta uno de los miembros de Los Salvadores y conseguir, al más puro estilo Michonne, estar un paso más cerca de un Negan al que también ella quiere asesinar… Decimos ‘también’ porque no es la única: Carl llegó al Santuario con ese mismo deseo y Rosita, acompañada de Eugene, se propone esto mismo. Ya tiene la bala a su disposición… Y puede que su oportunidad llegue en el próximo capítulo.

Rick y Aaron, por el contrario, se encuentran en una misión que no ha terminado de quedar clara para muchos pero que nos ha dejado con una de esas pistas que tanto nos gusta descifrar: un cartel que nos presenta a un tal Leslie William Stanton, dispuesto a asesinar a todo aquel que entre en su territorio. Por supuesto, ambos entran. Se enfrentarán a caminantes flotantes -un ejército de flotantes, de hecho- y quién sabe a cuántas cosas más.

Pero el momento más importante de todos estaba reservado para los momentos finales. Cansado de jugar con Carl en sus propiedades, Negan decide que ha llegado el momento de visitar a los vecinos. Así, en los últimos suspiros del capítulo nos encontramos con el líder de los Salvadores recorriendo la vivienda de Carl (y siendo abofeteado por Olivia después de unas palabras más que desagradables, ¡bien por Olivia!) y su familia, cogiendo en brazos a Judith (algo que ha dolido especialmente) y planteándose la posibilidad de quedarse en Alexandría una temporada.

Negan llega a hablar del repentino deseo de acabar con Rick, también con Carl, para así poder permanecer en paz en la ciudad que sigue siendo un poco de los Grimmes. Lo hace aún con Judith en brazos, en el porche de su casa, con Carl junto a él… Casi parece una estampa de una familia feliz. Pero es Negan de quien hablamos, no hay felicidad posible tras él.

Las imágenes del octavo capítulo de esta temporada también son bastante reveladoras. Hemos visto a Rick de nuevo en shock y a Negan -¡sin su característica barba!- sujetando su instrumento más preciado y manchado de sangre, lo que nos hace pensar que lo peor aún está por llegar… Algo nos dice que Lucille, en ese último capítulo antes del parón, volverá a tener sed. Quién avisa no es traidor.

HappyFM. Escuchar en directo. ¡Sólo números 1!

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además