Cine

‘La sociedad literaria y el pastel de piel de patata’: historias sencillas, detalles encantadores

Una buena película en buenas manos
por Judith
  • WhatsApp
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
smile
‘La sociedad literaria y el pastel de piel de patata’: historias sencillas, detalles encantadores
‘La sociedad literaria y el pastel de piel de patata’: historias sencillas, detalles encantadores

‘La sociedad literaria y el pastel de piel de patata’ es una de esas películas que pueden disfrutarse mucho, aunque tenga algún «pero».

Es inevitable que ‘La sociedad literaria y el pastel de piel de patata’ llame la atención. Con ese título tan peculiar, que en realidad tiene todo el sentido del mundo, uno se queda pensando de qué puede ir esta película que alcanza las dos horas de metraje y está dirigida por Mike Newell (‘Cuatro bodas y un funeral’, ‘Donnie Brasco’), adaptando la novela escrita por Mary Ann Shaffer y Annie Barrows.

¿De qué va?

Juliet Ashton es la protagonista de esta historia ambientada a finales de los años cuarenta, cuando todavía la Segunda Guerra Mundial planea sobre las vidas de las personas. También en Guernsey, una pequeña isla situada en el Canal de la Mancha que vivió de manera extrema la ocupación de los nazis. Por una serie de casualidades que tienen como base la literatura, Juliet comienza a cartearse con Dawsey Adams, habitante de la isla y miembro de un club de lectura que interesa especialmente a esta escritora que va en busca de un camino propio.

Juliet se traslada entonces a vivir a Guernsey, pues quiere escribir sobre las personas que forman parte de este club de lectura, que tiene mucho que ver con un pastel de piel de patata, pero por el camino ha de enfrentarse a muchas dificultades y revelaciones, que en muchos de los casos tienen que ver consigo misma.

Lily James

¿Qué tiene ‘La sociedad literaria y el pastel de piel de patata’?

‘La sociedad literaria y el pastel de piel de patata’ tiene mucho de viaje personal, y esa es una de las mejores impresiones que me llevé de ella. Una vez que conectas con la cinta, te sumerges en el camino de Juliet, que puede o no cruzarse con el tuyo de alguna manera pero que seguramente te entusiasme. Siempre es bonito ver cómo una joven lucha por descubrirse a sí misma, por comprenderse y por romper con las barreras que en ocasiones nos obligamos a tener. Juliet elige su destino, poco a poco, a veces sin darse cuenta. Somos espectadores de ello y podemos ser también una parte proactiva si lo trasladamos a nuestra vida; no voy a mentir, soy mucho de este tipo de películas. Y me gusta que se siga apostando por ellas.

Precisamente, la mayor apuesta de ‘La sociedad literaria y el pastel de piel de patata’ tiene que ver con el encanto de sus personajes. Desde la propia Juliet (Lily James, qué camino te estás haciendo) hasta Dawsey Adams (Michiel Huisman, que siempre es agradable verle en pantalla), pasando por los secundarios no tan secundarios. Cada uno con sus rasgos personales, sus curiosidades, sus rarezas, sus caminos y sus historias. Con un reparto acertado y entregado, es fácil conectar.

Lily James y Michiel Huisman

Es una película muy fácil de ver. Como Michiel Huisman, es agradable. Como Lily James, es un camino interesante. Puede que no haya sorpresas en la misma (tampoco la esperaba), ni grandes sobresaltos, ni giros de guion de los que pueden hacer dar un salto de calidad, pero es amable y muy sencilla. También soy de este tipo de películas, así que la disfruté.

¿Qué le falta?

Como digo, no esperaba sobresaltos ni grandes sorpresas, pero sí he sentido que le ha faltado algo que considero fundamental cuando tratas de hacer llegar al espectador una historia tan personal, navegando además entre dos aguas profundas como son el cine y la literatura. Yo, personalmente, estoy muy a favor de que se trasladen historias literarias a la gran pantalla, pero es cierto que suelo terminar descontenta con esas adaptaciones. No es el caso, pero sí he sentido que le falta profundidad en determinadas escenas. Y le falta rotundidad en momentos clave. Quizá le ha faltado creérselo un poquito más.

Lily James es Juliet

¿Voy al cine a verla?

Sí. Es una buena película. Una película fácilmente disfrutable que ensalza el valor de la literatura y conquista con unos personajes amables, fáciles de querer, fieles a sí mismos. Esta historia sencilla, también con momentos complejos, tiene mucho encanto y es fácil que te conquiste a ti también.

Judith te recomienda también:

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además