Series

Series

‘Juego de Tronos’ (GOT) 1×01 o cómo sentar las bases de todas las historias que están por venir

O cómo darte cuenta de lo inocente que eras
‘Juego de Tronos’ (GOT) 1×01 o cómo sentar las bases de todas las historias que están por venir
‘Juego de Tronos’ (GOT) 1×01 o cómo sentar las bases de todas las historias que están por venir

Review del primer episodio de la primera temporada de ‘Juego de Tronos’, cuando todos éramos muy inocentes.

He vuelto a empezar ‘Juego de Tronos’, lo que no supone una novedad demasiado grande en mi vida, porque siempre ando con revisionados o con relecturas, pero que voy a tomarme un poquito más en serio en esta ocasión. Va a ser un poco menos disfrute relajado (como si se pudiera ver esta serie relajado) y un poco más análisis, pero es que ‘Juego de Tronos’ está para eso. Está para todo: para analizarla, para disfrutarla y para sufrirla.

Así que aquí estamos. Cojo el ordenador, enchufo HBO y me pregunto a mí misma si no me sabré de memoria cada diálogo. Parece que no, que de momento no tengo que recriminarme ser excesivamente intensa con la serie, pero mucho me temo que eso llegará en futuras ocasiones.

A lo que vamos. Solo con un atento revisionado del primer episodio, titulado ‘Winter is coming’ o ‘Se acerca el invierno’, se entiende fácilmente la grandeza de esta serie. David Benioff y D.B. Weiss, apoyados siempre en George R.R. Martin, han ido construyendo peldaño a peldaño una de las historias más grandes jamás contadas en televisión. Y quizá ha habido errores, pero ante la fantasía que se respira en esta carta de presentación no me detendré a señalarlos.

Arya Stark

‘Juego de Tronos’ comienza con la presentación de los Caminantes Blancos, lo que dice mucho de la ambición de una ficción que todavía no ha conseguido derrotarlos. Esta serie ha preparado el camino a la batalla final desde el primer episodio, desde el primer minuto del primer episodio. Enfrentados a ellos, masacrados por ellos, un pequeño grupo de la Guardia de la Noche cuya importancia y relevancia en el imaginario de George R.R. Martin no entenderemos hasta más adelante.

Tras esos primeros minutos de cierto desconcierto en los que al menos sientes que algo se está cociendo, tras esa cabecera que se ha convertido en un himno, el escenario cambia y se vuelve más agradable. Es entonces cuando entramos en contacto por primera vez con la familia que lo ha protagonizado todo en esta serie: muchos de los grandes momentos y muchos de las grandes desgracias. Los Stark. Y aquí nos detenemos, porque el minutado está de más y lo que importa es todo lo que aprendemos en tan solo cincuenta minutos.

La familia Stark

Divina inocencia

¿Recordáis cuando todos pensábamos que Ned Stark, interpretado por Sean Bean y presentado como un personaje que lo tiene todo para alzarse por encima del resto, iba a ser el protagonista de la historia? Bueno, eran otros tiempos y todos éramos muy inocentes. Lo cierto es que era lógico pensarlo, porque no teníamos ni idea de todo lo que estaba por venir. Y no podemos culparnos: nos prepararon para pensar eso.

Desde ahora y hasta que todo acabe, no podré sino admirar detalles del que siempre será mi personaje favorito de esta saga (lo que tiene bastante mérito, teniendo en cuenta… En fin). Cuando a Ned le cuentan que uno de los miembros de la Guardia de la Noche ha escapado, su cara es un poema. Sabe que debe acabar con su vida, por desertor. Eso también nos da pistas sobre lo que significa formar parte de la Guardia, pero sobre todo nos enseña lo que es Ned. Es el hombre de la familia, y es el guardián del Norte, y como tal debe actuar.

Pero es también una persona honorable, de buen corazón, que solo quiere vivir en paz con su familia y al que los juegos de tronos le dan igual. Todo eso puede leerse en su cara, como puede leerse cuando se anuncia que Jon Arryn ha muerto y que el Rey está de camino a Invernalia.

Ned Stark

¿Quién es ese Jon Arryn? ¿Qué es exactamente Invernalia? ¿Quién narices es Ned Stark para que el Rey quiera visitarlo? Preguntas que todos nos hicimos con el primer episodio. No lo neguéis: quien más y quien menos, salvo las excepciones lectoras, estábamos todos más perdidos que Jon Snow en aquella cueva con Ygritte. Pero volviéndolo a ver, uno entiende cosas.

Los detalles

Uno entiende que realmente nos lo han contado (casi) todo en ese primer capítulo. Todas las historias que iban a marcar la serie, ya están contenidas de alguna manera en el primer episodio. Y es una gozada volverlo a ver, porque aunque hace siete años no entendiera ni la mitad de los comentarios, ahora me doy cuenta de lo bien colocadas que estaban las cosas. Y de todo lo que nos contaron.

Y no me refiero tanto a las cosas más evidentes, como la mala relación de Catelyn con Jon Snow, como a las más escondidas. Por ejemplo, hay una secuencia que engloba a Arya Stark y al Perro que ahora me parece de lo más significativa, y que no es más que un guiño a lo que estaba por venir.

También la relación que desde el principio se nos muestra entre Jaime y Tyrion me parece importante, porque no es un detalle que el público suela retener a medida que avanzan los episodios y teniendo en cuenta el final de éste, pero nos habla un poquito del tipo de personaje que es Jaime.

También Lyanna Stark. Estás adentrándote en una serie nueva llena de nombres imposibles y se molestan en dedicar dos minutos a una mujer que lleva muerta años enteros, ¿por qué? Ahora sabemos la respuesta. Y sabemos que si bien el dolor de Robert Baratheon deteniéndose ante su tumba era sincero y estaba bien conocerlo, lo verdaderamente importante es que el nombre de Lyanna se queda en nuestra cabeza.

Jon Snow

Al otro lado del mar Angosto, nos espera Daenerys Targaryen y una familia real que pretende recuperar su poder, y que cree que puede conseguirlo. Jorah Mormont es el encargado de hacer ver al espectador que debemos dudar sobre la legitimidad de Robert, y que quizá esa sea la familia que debería estar sentada en el Trono. Puedes, incluso, unirte un poquito a la causa Targaryen. La inocencia de Daenerys, su sufrimiento, las historias de dragones y los dothraki, exóticos e interesantes, te empujan a ello.

Daenerys, por cierto, en este primer episodio se baña en agua hirviendo sin inmutarse. Otro detalle.

Daenerys Targaryen

Y una teoría que siempre me ha encantado. Cuando Robert Baratheon llega a Invernalia, abraza a Ned Stark, abraza a Catelyn, revuelve el pelo al pequeño Rickon y estrecha su mano con la de Robb. Pensemos en el destino de todos ellos.

Robert Baratheon

En conclusión

Creo que este primer episodio de ‘Juego de Tronos’ nos enseñó una cosa por encima de todo: esta serie es una serie atípica. Y es una serie que sobre todo sirve a la historia, sin importar quiénes sean los protagonistas de la misma. Hemos visto cosas que nunca hubiéramos imaginado y hemos tenido que ir descartando hechos que aquí no encajaban. Hemos visto sucesos inesperados, casi imposibles. Y este primer capítulo, con su final, fue solo el principio.

Happy FM. | Escuchar en directo. ¡Sólo números 1!

Contenido relacionado:

Jaime Lannister y uno de los viajes más interesantes vividos en la serie
Uno de los protagonistas de ‘Juego de Tronos’ revela cómo cree que terminará la serie

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además