Series

‘The Great’: 6 razones por las que no puedes perderte la serie

La serie del momento

Etiquetas

Avatarpor Redacción
  • WhatsApp
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
smile
‘The Great’: 6 razones por las que no puedes perderte la serie
‘The Great’: 6 razones por las que no puedes perderte la serie

‘The Great’ se ha convertido en una de las series más vistas del momento y nosotros te contamos por que no te la puedes perder.

Por Marta San Román

La ficción de Hulu ‘The Great’ ha sido ya valorada como una de las grandes series de 2020. Esta comedia dramática protagonizada por Elle Fanning (‘Maléfica’) y Nicholas Hoult (‘X Men’) se basa en la vida de Catalina la Grande, emperatriz de Rusia.

La serie retrata en tono sarcástico la anticuada sociedad de la corte del emperador Pedro III de Rusia, donde la joven Catalina llega llena de modernas ideas y en la que conseguirá imponerse, en un claro guiño al poderío femenino.

View this post on Instagram

🖕 @thegreathulu May 15

A post shared by Elle Fanning (@ellefanning) on

Escrita por Tony McNamara (guionista de ‘La favorita) esta sátira de época es ficticia pero “ocasionalmente real”, como ya anuncia su entradilla. Y es que esta adaptación libre de la vida en la corte rusa de Catalina la Grande y sus intrigas palaciegas se presenta como una comedia gamberra, aunque su parte de verdad tiene. La historia no cuenta en profundidad cómo Catalina la Grande arrebató el trono a su marido, vacío que Tony McNamara ha aprovechado para rellenar con los juegos e intrigas de una corte cruel y depravada donde destaca la confianza de su protagonista femenina.

Su punto feminista

La crítica al machismo de los siglos pasados está presente en toda la serie. Las mujeres tienen prohibido leer en la Rusia del siglo XVIII y su única finalidad, como en el resto del mundo, es la de procrear, ya sea reina o plebeya. Sus quehaceres se limitan a dar a luz y cuidar de los hijos, y en el caso de la emperatriz, esforzarse por dar un heredero al emperador más pronto que tarde. Las mujeres de la corte rusa representan el cliché de mujeres vacías de ambiciones y cotillas por naturaleza, que dedican su tiempo a los vestidos y a complacer a sus maridos. La inspiradora figura de Catalina, con su carácter independiente y sus ideas ilustradas, representará esa ruptura con las ideas machistas y el poder de la mujer dentro de la realeza. Esta idea se afianza cuando logra convertirse en emperatriz de Rusia y conducir al país hacia la modernidad y el progreso.

Elle Fanning (Catalina la Grande)

El personaje de Elle Fanning es sin duda uno de los motivos que animan ver esta serie. Su interpretación de la brillante emperatriz Catalina es sublime, como también lo son sus diálogos. Los enfrentamientos verbales entre Catalina y Pedro son escenas imperdibles. Irónicos y generalmente ridículos, en ellos Catalina demuestra la superioridad intelectual sobre su déspota marido.

Elle Fanning transmite a su personaje esa pizca de inocencia de quien cree que ser esposa de emperador es fabuloso. Más tarde se da cuenta de que al contrario de lo que pensaba, ser emperatriz es un horror . Pero la protagonista va adquiriendo confianza capítulo a capítulo, y acaba sometiendo a su merced a toda la corte, incluido al emperador. Su Catalina la Grande es un ejemplo de perseverancia y fortaleza, y de lucha contra los preceptos machistas que denigran a la mujer.

El complot

La joven Catalina decide que no está hecha para quedarse en sus aposentos probándose vestidos y ser una sombra del emperador, por lo que urde un plan junto a un intelectual (el único) de la corte para ganar apoyos y acabar con su marido, y así convertirse en la única soberana del imperio ruso. Este plan se trunca en varias ocasiones, sobre todo cuando Catalina comienza a sentir afecto por Pedro, aunque no como marido ni amante sino más bien como un niño pequeño que necesita que alguien le guíe. Este cambio de actitud de Catalina hacia Pedro se intensifica cuando éste le regala un amante.

View this post on Instagram

👑👑👑 #TheGreat

A post shared by The Great (@thegreathulu) on

Pedro III de Rusia

Nicholas Hoult da vida al emperador Pedro III de Rusia, un monarca inmaduro y obsesionado con el sexo que necesita constantemente la aprobación de su séquito y cuya inteligencia para gobernar es más bien escasa. Por recomendación de sus consejeros, Pedro toma como esposa a Catalina, que llega desde Austria ilusionada por su nueva vida pero que pronto conoce la naturaleza del que será su marido y lo desprecia al instante.

El emperador Pedro vive rodeado de aduladores que le ríen sus insulsas bromas (por obligación) y ordena la muerte de cualquiera que no le complazca en sus caprichos. Sus leyes son de lo más absurdas (como por ejemplo, la prohibición de llevar barba) pero hacen que se sienta importante. Vive su vida a la sombra de su padre Pedro el Grande, y en la mayoría de las ocasiones se muestra como un niño malcriado.

¡Huzzah!

Esta es una expresión que aparece durante toda la serie y no deja indiferente. “¡Huzzah!” es una especie de “¡Hurra!” que los rusos de la corte de Pedro III no dejan de decir ante cualquier situación, por estúpida que sea. El emperador es quien más usa esta expresión de complacencia, al ser el personaje a quien más ideas absurdas se le ocurren. Después, la corte tiene que vitorearle con otro ‘’¡Huzzah!” para que no se sienta ofendido y se ponga a cortar cabezas.

Rusia

Los escenarios de la serie son dignos de la mejor serie de época: enormes palacios, lujosos aposentos y hectáreas de jardines. La trama se desarollaría en el Palacio de Invierno, lugar de residencia de los zares de Rusia. Dicho Palacio hoy en día es la sede del Museo Hermitage en San Petersburgo, por lo que la serie se rodó en distintos complejos históricos de York y otras ciudades de Inglaterra, así como en la imponente Regia de Caserta.

View this post on Instagram

Golden hour with these two lovebirds. ✨💛 #TheGreat

A post shared by The Great (@thegreathulu) on

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además