Series

Series

‘The Walking Dead’: Todas las cosas que se han perdido en la serie

Y una conclusión final, que no nos gusta demasiado

La novena temporada de ‘The Walking Dead’ se estrena este 7 de octubre, y reflexionamos en torno a las cosas que se han perdido.

'The Walking Dead'
‘The Walking Dead’: Todas las cosas que se han perdido en la serie

El próximo 7 de octubre se estrena la novena temporada de ‘The Walking Dead’ y se estrena con promesas. Las expectativas están muy altas, porque las primeras críticas hablan de una mejoría con respecto a las entregas anteriores y porque todos somos capaces de ver que hay algo gordo cociéndose. ‘The Walking Dead’ puede dar un nuevo salto.

En las últimas semanas, hemos estado revisionando capítulos de temporadas anteriores y nos hemos quedado con varios detalles importantes. Hemos disfrutado viendo la evolución de algunos personajes (¡Carol!), pero también hemos sufrido porque hemos disfrutado de elementos que se han ido perdiendo con el tiempo.

Pérdida nº1

Como la inocencia de los personajes, algo que evidentemente no podemos retener. Rick Grimes y compañía se han adaptado a este complicado universo, pero es una pena que no podamos contar más con esa inocencia mezclada con bondad que tenían al principio. Les hacía meterse en líos, pero también enriquecía la serie. Suponemos que porque a raíz de esto caían, porque las muestras de ello les traían problemas, pero al levantarse habían aprendido algo más. Y esto era muy rico. Ahora siguen aprendiendo, pero de otra manera. Desde otro lado. Desde el lado de la desconfianza, la enemistad e incluso el enfado. Hay pocas sorpresas en este sentido.

Cuánto hemos disfrutado viendo cómo poco a poco su forma de entender el nuevo mundo iba cambiando. Quedaba perfectamente reflejado en la mirada de cada uno, y en la evolución que ha tenido cada personaje. Muchos han cambiado su raíz, su esencia, otros solo se han adaptado. Hemos agradecido cada paso hacia el futuro, pero ahora tememos que no haya más camino. ¿Está todo contado? ¿Han crecido hasta llegar al tope? ¿Todo lo que queda es negativo?

Rick Grimes

Pérdida nº2

También sentimos que se ha perdido la emoción. Por buscar un culpable, tenemos que señalar el rumbo que han tomado los acontecimientos y la historia. Las dos primeras temporadas fueron de descubrimiento, las dos siguientes fueron de lucha, la quinta (aunque ya algo decadente) fue de huida, y la sexta fue adictiva porque había alguien poderoso contra quien luchar y al que ni siquiera poníamos rostro (Negan).

Las dos siguientes han sido de nuevo lucha, pero también de una manera diferente. Más pausada. Menos interesante. Llegamos a sentirla como interminable, y que los principales personajes perdieran peso en la trama no ayudó a remontar el vuelo. Si había que luchar, que al menos lucharan todos juntos, pero se priorizaron subtramas que no terminaban de encajar con la línea que siempre se había seguido desde la serie. Teníamos menos familia y más elementos que no conectaban del todo con el espectador. Y, desde luego, el ritmo de narración decayó.

Valoramos mucho los silencios, los primeros planos concentrados en las miradas de los protagonistas, las reflexiones que se quedan en sus pensamientos y que de alguna manera entendemos a la perfección…, valoramos todo esto, todo lo que ha estado desde el principio, pero también en este sentido se bajaron las revoluciones y se volvió pesado.

Pérdida nº3

¿Y qué hay de la emoción por encontrar una solución? Cuando ‘The Walking Dead’ comenzó, una pregunta estaba en la mente de (casi) todos los espectadores: ¿qué ha pasado para llegar a ese punto? ¿Qué ha podido suceder para que los zombies sean los nuevos dueños del planeta? ¿Cómo se puede parar esto? ¿Se puede parar? Pues bien, todas esas preguntas han sido contestadas, al menos a medias. Y es cierto que no es algo que hayamos necesitado alguna vez verdaderamente, pero sí concedía cierto misterio no estar seguros de si encontrarían una cura, por la que sin duda lucharían a muerte. Hemos renunciado a esto, y ahora lo pensamos y no sabemos si fue buena idea.

Eugene

Pérdida nº4

Se perdió también la emoción en otro aspecto: a medida que avanzaban las temporadas y los zombies nos empezaron a molestar en pantalla, nos fuimos acostumbrando a un mundo que en un principio nos resultaba fascinante. Tampoco esto podemos retenerlo: el factor sorpresa se fue perdiendo, como es lógico. Con él se marchó un poco la tensión casi insoportable del comienzo.

Daryl Dixon

Conclusión

¿Qué ha pasado entonces en ‘The Walking Dead’? ¿Qué se ha perdido? Hemos reflexionado mucho en torno a esta serie, y siempre terminamos en un mismo punto: es muy posible que simplemente la fórmula se haya agotado. Que esa esencia a la que tanto nos referimos se haya perdido porque no daba para más, y que todo lo que teníamos que descubrir y disfrutar de esta serie ya lo hayamos disfrutado. El mundo nuevo, el nacimiento de una familia, los conflictos internos, la lucha por la supervivencia, la lucha contra otros seres humanos… Lo hemos tenido todo. Y todo lo hemos perdido en cierto modo. Veremos qué nos depara esta novena temporada.

Carol

Judith Torquemada te recomienda también:

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

¿Qué opinas de "‘The Walking Dead’: Todas las cosas que se han perdido en la serie"?

Te interesará además