Series

‘La casa de papel’ se mete en líos casi dos años después por su famosa máscara

Las famosas máscaras
por Redacción
  • WhatsApp
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
smile
‘La casa de papel’ se mete en líos casi dos años después por su famosa máscara
‘La casa de papel’ se mete en líos casi dos años después por su famosa máscara

‘La casa de papel’ lleva un año triunfando en todo el mundo, y ahora podría haber surgido un problema relacionado con uno de sus grandes símbolos: la máscara.

Parece mentira, pero en poco más de cuatro meses van a cumplirse dos años del estreno de ‘La casa de papel’. Aunque la serie de Atresmedia explotó hace justo doce meses, cuando quedó incluida en el catálogo de Netflix y millones de personas se lanzaron a verla, fue en mayo de 2017 cuando pudimos disfrutar, en España, del primer episodio. Cuesta hacerse a la idea de este paso del tiempo tan veloz que ha tenido momentos tan importantes como ese Emmy Internacional que se llevó en noviembre del pasado año.

En todo este tiempo, hemos visto a miles de personas ataviadas con ese mono de color rojo que es ya el sello personal de la ficción y que no tendría sentido completo sin la máscara que lo acompaña. Una máscara que se ha denominado comúnmente desde el principio como “la mascará de Dalí”, y que ahora (casi dos años después) podría meter en problemas a la ficción.

Y es que la Fundación Gala-Salvador Dalí, según ha informado ‘El País’, busca regularizar los usos del derecho de imagen del pintor catalán, y explica que desde la serie de Atresmedia producida en colaboración con Vancouver no se ha respetado la “gestión en exclusiva de los derechos inmateriales derivados de la obra y de la persona de Salvador Dalí”. Según se afirma desde la Fundación, sería necesaria la autorización previa de ésta para usar la imagen del pintor.

'La casa de papel'

También esto parece mentira, pero surge una pregunta a partir de lo dicho: ¿es Dalí a quien vemos en las máscaras? Se ha extendido la creencia de que es así, qué duda cabe, pero lo cierto es que su rostro no es ni mínimamente identificable y lo único característico es un bigote que popularizó pero que no le pertenece en exclusiva. Según han explicado desde la productora, encargaron a un artesano el diseño de “una caricatura” que no tendría por qué requerir, en principio, permisos de ningún tipo.

Veremos en qué queda todo esto.

Redacción te recomienda también:

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además