Series

Mehmet Emir, entre las cuerdas

‘Me robó mi vida’, capítulo 125: Mehmer Emir, en plena crisis, se reúne con Ates

Mehmet Emir, uno de los personajes de ‘Me robó mi vida’, ha decidido reunirse con Ates, su gran enemigo. El abogado, ¿cederá?

‘Me robó mi vida’, capítulo 125: Mehmer Emir, en plena crisis, se reúne con Ates
‘Me robó mi vida’, capítulo 125: Mehmer Emir, en plena crisis, se reúne con Ates

‘Me robó mi vida’ se ha convertido en una de las ficciones turcas que más éxito está cosechando en nuestro país. Y siendo honestos, no es para menos. Es más que evidente que cada vez son más las personas que están completamente enganchadas a esta espectacular historia que no deja indiferente a nadie.

Recientemente hemos podido disfrutar del capítulo 124 de ‘Me robó mi vida’. De esta manera tan concreta, somos partícipes de cómo definitivamente Hülya ha perdido la cabeza. Recordemos que se ha escapado del sanatorio donde estaba ingresada, y lo hace con un objetivo: acabar con la vida de Ates.

La hermana de Mehmet Emir, por si fuera poco, no duda en aprovechar la situación para visitar a su madre en la cárcel. Es evidente que está profundamente destrozada por ver a Edibe Atahan en prisión. En ese mismo lugar, jura que acabará contra todas esas personas que han destrozado su vida pero también la de su familia.

Después de todo, por fin hemos podido ver lo que sucede en el episodio 125 de ‘Me robó mi vida’. De esta manera tan concreta, somos partícipes de cómo la situación financiera de la empresa es verdaderamente preocupante. Por ese mismo motivo, Mehmet Emir se ve en la obligación de reunirse con sus socios.

Entre ellos se encuentra su gran enemigo. Estamos hablando, cómo no, de Ates. El abogado no está dispuesto a ceder ante la petición del padre de Bahar para poder pedir el préstamo que podría salvar la empresa. Es evidente que Ates luchará para tratar de llevar el negocio a la ruina y, de esta manera, hundir a la familia Atahan. No te pierdas los próximos capítulos de ‘Me robó mi vida’.

Te interesará además