Música

Enamórate de Juanito Makandé en 5 canciones

por Redacción
  • WhatsApp
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
smile
Enamórate de Juanito Makandé en 5 canciones
Enamórate de Juanito Makandé en 5 canciones

Juanito Makandé nos inspira muchos sentimientos. Por eso recopilamos 5 canciones para que te enamores de él de una vez por todas.

Por Victoria Martínez

Volar. Acariciar el cielo. Arañar el aire. Revolcarse por los charcos. Lanzarse a la calle. Tocar las nubes. Perderse por las tabernas. Peinarse con el aire. Buscar la libertad. Encontrar la gloria. Son solo algunas de las cosas que Juanito Makandé nos provoca hacer en nuestra imaginación con sólo unos acordes. Juan Medina Herranz nació en La Línea de la Concepción hace 37 inviernos, inviernos que ha sabido matar a sabe de amor en ‘El Habitante de la Tarde Roja’, el último disco que ha lanzado recientemente, en 2018.

Pero antes de este, ha sacado más discos que son auténticas joyas para nuestros oídos, ‘Sueña’ (2006), ‘Momentos de alimento’ (2011), ‘Las canciones que escribí mientras volaba’ (2014) y ‘Muerte a los pájaros negros’ (2015). Todos reúnen una fusión de jazz, funk y por supuesto flamenco.
Estos le han permitido recorrerse decenas de salas y festivales por toda España, donde siempre lo espera un público muy fiel.
Mucho ha luchado para llegar hasta aquí. Y nosotros hemos querido hacer un recorrido por las canciones con las que el Señor Makandé ha conseguido enamorarnos.

‘Niña Voladora’

‘Niña Voladora’ es la canción que más nos hace volar. Inspira libertad, nos trae oxígeno, nos demuestra la admiración por esa persona que hace que tus pies ya no sientan las heridas y que puedan andar descalzos. Es toda una declaración de amor a ese “monillo loco” que todos tenemos en nuestra vida o que nos gustaría ser algún día para alguien. También soñamos con que esa persona nos deje ser, nos deje volar alto y esperarnos en el suelo, o quizás alce también el vuelo junto a nuestras alas… “Niña voladora, por las alturas vuelas tú sola… Vuela tranquila que yo te espero aquí en la tierra para darte gloria”. ‘Niña voladora’ es sentimiento plasmado en papel.

‘Cuando te empecé a querer’

A veces te sientes solo… Alguien se aleja y tú valoras su compañía cuando ya no está, y entonces “te comen los pájaros negros”. Pero recuerdas que cuando estás con ella eres “mejor persona, todo tiene más color y nadie te puede alcanzar”. Ahora te toca curarte, volver a encontrar tu esencia, tu libertad, la que “hace tiempo ya perdí cuando te empecé a querer”. Mientras la cura llega no queda otra que revolcarse por los charcos, “salpicando mi ignorancia” y desear, soñar que no es cierto… “y tal vez no te marches nunca más y así no despertaré de esta gloria que me das”. Muerte a esos pájaros negros.

‘Arañando el aire’

Así te sientes cuando estás junto a esa persona, cuando de repente encuentras unos ojos que se convierten en tu nueva droga. Y entonces sueñas con un cielo dorado… “y una casa para querernos, con macetas de hojas verdes, con los balcones abiertos y que el aire fresco entre…”. Ya no quieres hacer otra cosa que pensar en su boca, echarla de menos y sentirte en el aire volando muy lejos. Además del aire, también arañan tus carnes y sangras de felicidad. No quieres irte, “que yo contigo respirar”. ‘Arañando el aire’ es el tema que nos eleva, nos hace perdernos “para no volver jamás”.

‘La Llave’

“¿Hace tiempo que no miras al cielo, a las estrellas?”, es necesario para comprender que somos un granito de arena, o eso nos dice Juanito Makandé, para demostrarnos que “no vale la pena perder el tiempo con problemas”. Estos mismos problemas quizás subsanen con esos besos que te hacen dejar de ser cobarde, que te hacen darte cuenta de las pequeñas cosas que nos rodean y nos hacen felices, “cuando te levantes échate un cante, mírate en el espejo y péinate un solo pelo y échate a la calle… eres un caminante más, eso sí, muy feliz a cada paso que das”. Sólo hace falta tener esa “llave que las puertas abre”, salir a la calle, y dejar que el aire te peine. Sé feliz, happy be, don’t worry hermano.

‘Entre mi casa y la luna’

Es un viaje en el que “caben un millón de sueños” y forma parte de su último disco ‘El Habitante de la Tarde Roja’. A veces solo quieres que te traten con cariño, “asómate al corazón mío y mira su forma de sangrar, trátalo siempre con cariño, como si fuera un niño que solo quiere jugar”, y es que cuando le entregas esa parte de ti a alguien solo esperas que la cuide, nunca hubieras imaginado que “tocar las nubes causara dolor” y entonces se hace difícil caminar hacia la liberación. Se rompió el atardecer, se aclaró la oscuridad y la noche se rompió, entonces cayó sobre Makandé, lo hizo despertar y pudo dejarnos canciones brillantes como esta en su último lanzamiento.

Juanito Makandé, tú sí que nos haces tocar las nubes, nos haces sentir como un kamikaze que vuela en una avión y estrella con tus carnes. A tus pies, asesino de problemas.
Nunca dejes de acariciarnos los miedos.

Redacción te recomienda también:

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

¿Qué opinas de "Enamórate de Juanito Makandé en 5 canciones"?

Te interesará además