Música

‘First Dates’ Vive el Plantón Más Celebrado de su Historia

‘First Dates’ Vive el Plantón Más Celebrado de su Historia
‘First Dates’ Vive el Plantón Más Celebrado de su Historia

Las cosas no siempre salen bien en ‘First Dates’. Esta puede considerarse una de esas ocasiones aunque, en realidad, el final «triste» ha sido tan celebrado que algunos empiezan a considerarlo el final más feliz de todos los vistos. ¿Qué ha pasado? Dentro os lo contamos.

En ‘First Dates’ hemos visto de todo. El programa nos ha presentado personas tan diferentes con formas tan diferentes de ver el mundo en general y las relaciones en particular que a día de hoy podemos afirmar con absoluta seguridad que hemos visto de todo en cuanto a primeras citas se refiere. Y sí, evidentemente, hemos visto muchos plantones.

Aunque ninguno ha sido tan celebrado, al menos en redes sociales, como este del que pasamos a hablaros. Los protagonistas, David y Olga. Todo comenzó con Carlos Sobera enseñándole a David un pequeño vídeo de quien sería su cita durante esa noche: en pocos segundos, podíamos ver la parte inferior del rostro de una chica, que pronunciaba cuatro palabras escasas. David, sin poder esconder lo que sentía, aseguró al instante que no estaba interesado y que no quería cenar con ella.

Ante el asombro de Carlos Sobera y de una Olga, la susodicha, que estaba escuchando prácticamente todo desde la sala de espera, David se plantó y afirmó que sintiéndolo mucho no iba a cenar con una persona que no le interesaba ni un poco.

Fue entonces cuando Carlos Sobera fue a buscar a Olga. Ella, que aseguraba valorarse mucho a sí misma, se presentaba ante David con mucha educación, se sentaba junto a él y le explicaba que entendía perfectamente que no estuviera interesado en ella pero que si se hubiera dado el caso contrario, ella habría cenado igualmente con él, porque al menos hubiera intentado conocerle.

Entonces David, nuevamente asombrando a todos, recapacitaba y decidía que sí quería cenar con ella. «Después de escucharla…», trataba de explicar, sin poder quitarle los ojos de encima. ¿Qué pasó entonces?

Eso que celebraron tantas personas: fue Olga quien finalmente rechazó la cena y se marchó, dejando a David sentado donde se lo había encontrado. Las redes sociales fueron una fiesta.

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además