Música

#JeSuisParis: Las Ángeles de Isobel

Etiquetas

Avatarpor Redacción
  • WhatsApp
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
burlon
#JeSuisParis: Las Ángeles de Isobel
#JeSuisParis: Las Ángeles de Isobel

Desde Happy FM, queremos sumarnos a todas las muestras de respeto, de cariño y de preocupación que hemos visto en las redes sociales por lo que, tristemente, ha sucedido en París. Este es nuestro particular homenaje.

Isabel Bowdery tiene 22 años. Y hoy, todavía tiene 22 años. Su vida estuvo a punto de truncarse el viernes por la noche en París, cuando asistía a un concierto de rock. Y es que Isabel, es una de las supervivientes de la sala Bataclan, es una de las supervivientes de uno de los mayores horrores de nuestras vidas, y de las ya no vidas de los que la perdieron allí.

Happy FM es música y es vida, y hoy, a través de la historia de Isabel, quiere rendir un homenaje a todos esos ángeles de los que ella habla, a esos ángeles que murieron a su lado en la masacre. Nos ha contado en Facebook todo el horror de esa noche, de cómo entraron disparando, de cómo unos protegían a los amigos, novios, novias, e incluso a quienes no conocían de nada. Nos lo ha contado para que ninguno de nosotros los olvide jamás, para que los que allí dispararon, como dice ella, sin ninguna consideración por la vida, no sean hoy protagonistas, ni alteren el rumbo de nuestras vidas en el sentido en que ellos quieren.

Isabel nos ha contado a todos cómo tuvo que hacerse la muerta entre otros que ya no respiraban, en un charco de sangre, la de los que estaban ya sin vida a su lado. Cómo tuvo que permanecer inmóvil, sin casi respirar, y sin llorar. Y fue muy valiente, porque como ella dice, no les dio a aquellos hombres el miedo que buscaban.

you never think it will happen to you. It was just a friday night at a rock show. the atmosphere was so happy and…

Posted by Isobel Bowdery on Domingo, 15 de noviembre de 2015

Isabel está unida para siempre a la sangre de muchos inocentes, a unos héroes, a unos desconocidos que siempre estarán en su memoria, en su alma y en su pensamiento. Porque fueron ellos los que la cubrieron y la salvaron. Y desde Happy FM creemos que tampoco nosotros debemos olvidarlos jamás, porque ellos podrían ser cualquiera de nosotros, porque Isabel podrías ser tú.

París se convirtió en un infierno para muchos, pero también se convirtió en el cielo, porque a lo peor del ser humano, se unió lo mejor del ser humano. Muchos parisinos ayudaron, calmaron, socorrieron, cobijaron e incluso se jugaron la vida para ayudar a otros, a personas a las que no conocían de nada, y todos juntos, enfrentándose a la barbarie.

Hoy queremos abrazar a Isabel, y a través de ella a todos aquellos que están ya para siempre en su alma. Queremos estar con los que han muerto y con los supervivientes, con todos ellos, héroes anónimos de esa noche. Y os pedimos que leáis lo que Isabel ha compartido con todos en su Facebook, su historia, para que nunca olvidemos lo que pasó, para que nunca olvidemos a los que murieron. Y queremos abrazar en especial a los amigos y seres queridos de Juan Alberto González. Este es nuestro homenaje.

Isabel Bowdery compartió estas palabras en su muro de Facebook, unas palabras que hemos decidido traducir porque creemos que todos tenemos que conocerlas y empaparnos de ellas. Hay una gran enseñanza que extraer.

«Nunca piensas que te va a pasar a ti. Era sólo un viernes por la noche en un concierto de rock. El ambiente era tan feliz y todo el mundo estaba bailando y sonriendo. Y luego, cuando los hombres llegaron a través de la entrada principal y comenzaron los disparos, ingenuamente creímos que era parte del show. No sólo fue un ataque terrorista, fue una masacre. Docenas de personas fueron disparadas justo en frente de mí. Charcos de sangre llenaron el suelo. Los lloros de los hombres adultos que tenían los cuerpos de sus novias muertes en sus brazos traspasaron la pequeña sala de conciertos. Futuros demolidos, familias rotas, en un instante. Conmocionada y sola, fingí estar muerta durante alrededor de una hora, tumbada entre personas que podían ver a sus seres queridos inmóviles. Conteniendo la respiración, intentando no moverme, no llorar -no darle a los hombres el miedo que deseaban ver. Fui increíblemente afortunada por sobrevivir, pero muchos no lo hicieron. Las personas habían estado allí por la misma razón que yo, para tener una divertida noche de viernes, eran inocentes. Este mundo es cruel. Y actos como este se supone que debe resaltar la depravación de los seres humanos y las imágenes de esos hombres circulando como buitres van a atormentarme el resto de mi vida. La forma en que meticulosamente dirigían sus disparos a la zona donde la gente estaba de pie sin ninguna consideración por la vida humana no se sentía real. Esperaba que alguien me dijera que fue sólo una pesadilla. Pero ser una superviviente de este horror me permite arrojar algo de luz sobre los héroes. Para el hombre que me tranquilizó y puso su vida en riesgo para tratar de cubrir mi cerebro mientras yo gemía, para la pareja cuyas últimas palabras de amor me mantuvieron creyendo en el bien del mundo, para el policía que realizó el rescate de cientos de personas, para los desconocidos que me recogieron de la calle y me consolaron durante los 45 minutos siguientes porque realmente creía que el chico que amaba esta muerto, al hombre herido que yo había confundido con él y después de reconocer que no era Amaury me agarró y me dijo que todo iba a estar bien a pesar de estar solo y asustado, para la mujer que abrió su puerta a los supervivientes, para el amigo que me ofreció refugio y fue a comprarme ropas nuevas, así no tenía que llevar esta ropa con sangre manchada. A todos ustedes que han enviado mensajes de apoyo, ustedes me hacen creer que este mundo tiene el potencial para ser mejor. Nunca hay que dejar que esto suceda de nuevo. Pero la mayor parte de ésto son las 80 personas que fueron asesinadas en el interior de ese lugar, que no fueron tan afortunadas y que hicieron que pueda llegar a despertar hoy. Por todo el dolor que sus amigos y familias están pasando, lo siento. No hay nada que solucione el dolor. Me siento privilegiada de estar ahí para sus últimos suspiros. Y, en verdad, créanme, que voy a reunirme con ellos. Les prometo que sus últimos pensamientos no estaban en los animales que causaron todo esto, pensaban en las personas que amaban. Estaba tirada en la sangre de extraños esperando mi bala para terminar mis meros 22 años, me imaginé todos los rostros que he amado y suspiré «te amo» una y otra vez. Reflexioné sobre los mejores momentos de mi vida, deseando que a quienes amo supieran cuánto, con el deseo de que sepan que no importa lo que me pasara, mantuvieran su fe en lo bueno, en la gente, que no dejaran que esos hombres ganen. Ayer por la noche, la vida de muchos cambió para siempre y depende de nosotros para ser mejores personas. Vivir las vidas que las víctimas inocentes de esta tragedia soñaban y que lamentablemente ahora no podrán cumplir. Descansen en paz, ángeles. Nunca serán olvidados».

HappyFM. Escuchar en directo. ¡Sólo números 1!

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además