Series

Esta decisión parecía un error en ‘The Walking Dead’, pero ha resultado ser muy inteligente

Nos gusta este giro de acontecimientos
Esta decisión parecía un error en ‘The Walking Dead’, pero ha resultado ser muy inteligente
Esta decisión parecía un error en ‘The Walking Dead’, pero ha resultado ser muy inteligente

La novena temporada de ‘The Walking Dead’ ha arrancado presentando conflictos interesantes que analizamos a continuación.

La novena temporada de ‘The Walking Dead’ ha empezado de manera bastante prometedora. Aunque todavía sentimos que están sentando las bases de todo lo que está por venir, de los muchos conflictos que van a desarrollarse, no es un desarrollo tedioso como ha sucedido en pasadas entregas. ‘The Walking Dead’ vuelve a ser una ficción interesante.

Una de las cosas que se ha criticado hasta la saciedad es el tratamiento que se le ha dado a ciertos personajes. ‘The Walking Dead’ es una serie muy rica en este sentido, en varias direcciones. Tiene grandes personajes y además tiene muchos personajes. En ocasiones, para dar protagonismo a quienes parecían secundarios se ha descuidado la evolución de quienes parecían (y deberían ser) principales. Y esto no ha gustado. No ha gustado que Daryl pasara de ser casi el motor de ‘The Walking Dead’ a quedarse en un segundo plano; a desaparecer durante capítulos completos. No gustó.

¿Cómo se llegó a este punto en el que el desarrollo de ciertos personajes quedaba aparcado? De manera progresiva, eso es cierto. No fue un cambio brusco, pero fuera como fuera no gustó. A la introducción de nuevos personajes (algunos, como Ezekiel, se quedaron) se le sumó la separación de los principales a los que nos referimos, que por estar en diferentes escenarios no podían compartir escenas ni tramas. Los avances de esta novena temporada nos daban sensaciones contradictorias en este sentido: los veíamos juntos, pero al mismo tiempo los sentíamos separados. Y es que es precisamente esto lo que ha pasado.

Rick y Judith

‘The Walking Dead’ ha vuelto a separar a sus personajes principales. Mientras que Rick y Michonne permanecen en el campamento principal de Alexandria, Carol se encuentra en El Reino con Ezekiel, Daryl está en el Santuario con los Salvadores y Maggie gobierna Hilltop. Es decir, están separados. Y esto podría continuar con la línea anteriormente mencionada, la que separa a la familia que queremos unida, pero aunque llevan caminos diferentes siguen una misma dirección. Así que lo que parecía ser un error ha terminado convirtiéndose en algo muy inteligente, porque solo abre posibilidades a nuevos conflictos que han conseguido que ‘The Walking Dead’ vuelva a ser una serie con cosas que contar.

Ahora predominan los conflictos internos. Era lógico que después de vencer a los Salvadores y después de unir a las Comunidades cercanas, la familia liderada por Rick se pusiera al mando de los principales núcleos de población. Su liderazgo en Alexandria y el de Maggie en Hilltop era algo ya asentado, esperábamos que Carol acompañara a Ezekiel dada su nueva relación sentimental y el control de Daryl en el Santuario ya ha generado muchas inquietudes. Daryl, después de lo vivido, permanecía solo en el lugar en que fue humillado, donde todavía planea la sombra de Negan. ¿Cómo no iba a rebelarse contra eso?

Daryl Dixon

Lo hizo, claro. Daryl mantiene con Rick dos de las conversaciones más trascendentales entre ambos en lo que va de serie, ya no de temporada. Es una de las primeras veces, sino la primera, en la que Daryl cuestiona verdaderamente los actos y las decisiones de Rick. Ya no confía del todo en su criterio, sobre todo porque está viviendo en sus propias carnes las consecuencias del mundo nuevo que quiere construir Rick. Y se rebela, al menos un poquito. Y esto es interesante.

Algo similar está sucediendo con Maggie, que ha tomado plena conciencia de que debe ser la persona que gobierne Hilltop. Por eso, empieza a mirar por su pueblo principalmente, lo que le lleva a chocar también a ella con Rick y su manera de entender la unión de comunidades. Maggie no quiere ayudar a los Salvadores, pero Rick quiere hacerlo porque quiere esa segunda oportunidad para ellos. El enfrentamiento que intuíamos entre ellos no va a ser la traición que durante tanto tiempo se ha especulado, pero sí va a haber un gran choque. Y muchas personas van a quedar en medio.

Maggie

Parecía una equivocación volver a separarlos, pero ha sido una gran idea porque de alguna manera están más juntos que nunca. Las relaciones entre ellos han cambiado, y puede que en varios aspectos hayan empeorado, pero de cara al interés del espectador ha sido un salto positivo. Los conflictos internos, cómo se mueve cada personaje entre ellos, proporcionan a ‘The Walking Dead’ un nuevo escenario por el que moverse. Y de momento nos gusta.

Judith te recomienda también:

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además