Series

Una decisión a la desesperada

‘Me robó mi vida’, capítulo 351: Mehmet Emir, dispuesto a quitarse la vida

En esta nueva entrega de ‘Me robó mi vida’ vemos cómo Mehmet Emir, pistola en mano, trata de quitarse la vida. El empresario está al límite.

‘Me robó mi vida’, capítulo 351: Mehmet Emir, dispuesto a quitarse la vida loading=
‘Me robó mi vida’, capítulo 351: Mehmet Emir, dispuesto a quitarse la vida

No es ningún secreto que ‘Me robó mi vida’, con el paso del tiempo, se ha convertido en una de las ficciones turcas que más éxito sigue cosechando en nuestro país. Esto no es producto de la casualidad, sino del gran trabajo que hay detrás de todas y cada una de las entregas que podemos disfrutar tanto en Divinity como en mitelePLUS.

Recientemente hemos podido disfrutar del capítulo 350 de ‘Me robó mi vida’. Así pues, somos partícipes de cómo Mehmet Emir se muestra completamente hundido. Es más, se culpa de todo lo que le ha ocurrido tanto a él como al resto de su familia. Parece que, a pesar de los intentos, no encuentra salida.

Por lo tanto, Mehmet Emir toma una de las decisiones más drásticas y complicadas de toda su vida. Efsun y Arda, a pesar de todo lo que ha hecho Hülya, han querido acogerla en su casa. Una oportunidad que Sultan no ha querido desaprovechar, al tratar de humillar a la hermana de Mehmet Emir en numerosas ocasiones.

Después de todo, por fin hemos podido ver lo que sucede en el episodio 351 de ‘Me robó mi vida’. Así pues, somos partícipes de cómo Mehmet Emir ha llegado al límite de sus fuerzas. El empresario no es capaz de soportar la presión después de todo lo que ha vivido. De esta manera, a punta de pistola, cree que es el momento para quitarse la vida.

Una decisión completamente desesperada que, evidentemente, traerá muchísimas consecuencias. En todos los sentidos. Afortunadamente, Ates aparece en el momento más oportuno para tratar de disuadirle. No debe cometer una locura semejante. ¡Ni mucho menos! No te pierdas los próximos capítulos de ‘Me robó mi vida’.

Te interesará además