Música

Christopher Nolan consigue dejar de ser el cineasta invisible

Etiquetas

por Mr. Happy
  • WhatsApp
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
burlon
Christopher Nolan consigue dejar de ser el cineasta invisible
Christopher Nolan consigue dejar de ser el cineasta invisible

Con su última película, Christopher Nolan ha demostrado que es mucho más que una persona capaz de crear grandes historias: es un genio detrás de las cámaras que sabe usar a su antojo todos los elementos cinematográficos existentes.

‘Dunkirk’ es la película con la que finalmente Christopher Nolan ha dado un golpe sobre la mesa. Había hecho grandes cosas hasta el momento, se había ganado una legión de seguidores amantes del cine que esperaban ansiosos cada estreno con su firma y había conseguido que todos nos fijáramos en el cineasta, porque sabíamos que de su mano llegarían grandes cosas. Pero ha sido ‘Dunkirk’ la obra definitiva, la que ha hecho que muchos se den cuenta de todo lo que es capaz este director, guionista y productor de 47 años, que por fin se encuentra nominado al Oscar a Mejor Dirección.

Christopher (en ocasiones junto a su hermano, Jonathan) nos había demostrado hasta el momento que es un gran contador de grandes historias. Desde ‘Memento’ (basada en un corto de Jonathan) hasta ‘Origen’, pasando por ‘Interstellar’. El director ha sido capaz de idear historias complejas, imposibles, y convertirlas en apasionantes películas que se encuentran entre las mejores de las últimas décadas.

‘Dunkirk’, en muchos sentidos, es todo lo contrario. ‘Dunkirk’ es una historia muy simple, una historia de guerra que cuenta con apenas 76 páginas de guión, pero para muchos es su película más redonda. Lo es porque con ella nos ha demostrado el gran cineasta que es. Lejos de diálogos y de escenas enrevesadas, ‘Dunkirk’ es directa y clara. Es un arma. Es un conjunto de emociones conseguidas gracias a un manejo excepcional de todos los elementos cinematográficos existentes.

Con la ayuda de los mejores (sin Hans Zimmer como responsable de la banda sonora quizá no hubiera sido posible), Christopher ha construido una cinta no apta para todos los públicos. Se dice que es imposible disfrutarla, que lo único que puedes hacer es agarrarte a tu butaca de cine, a tu sofá, a lo que tengas cerca, porque vas a mantenerte en una tensión constante durante sus 107 minutos de duración (por cierto, la película más corta del director).

Nosotros la disfrutamos pero en un sentido de la palabra diferente al que estamos acostumbrados; la disfrutamos dentro de esa tensión, de esa angustia, mientras éramos conscientes de la obra que había creado. No es la primera vez que Nolan juega con nosotros, pero nunca lo había hecho como hasta ahora. Sentimos que tras ‘Dunkirk’ es más visible que nunca.

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

¿Qué opinas de "Christopher Nolan consigue dejar de ser el cineasta invisible"?

Te interesará además