Música

Joaquín Sabina a través de esas canciones que nos han marcado

¡Un maestro de la música!
Joaquín Sabina a través de esas canciones que nos han marcado
Joaquín Sabina a través de esas canciones que nos han marcado

Joaquín Sabina, en mayor o menor medida, nos ha emocionado a todos. Estas son las canciones con las que ha marcado un antes y un después en muchos aspectos.

Por Patricia Martínez

Bombín y guitarra. Voz desgarrada y mucho talento. Podríamos definir a Joaquín Sabina de muchas formas distintas, pero puede que ninguna se acerque a la realidad. Úbeda, provincia de Jaén es quien vio crecer a este gran músico español que actualmente tiene el récord de éxitos en nuestro país.

En 1968, tras estudiar en la Universidad de Granada, se exilió a Londres, donde vivió en distintas casas de okupa y mantuvo una estrecha relación con la cultura, junto con otros exiliados. Corría el año 1975 cuando comenzó a componer canciones de su puño y letra. Las cantaba en bares y locales de diferentes partes de la ciudad británica. Tras acabar la dictadura, publicó su primer disco titulado ‘Inventario’, del que salió uno de sus primeros éxitos:

‘PONGAMOS QUE HABLO DE MADRID’

La escribió tras su regreso a España de Londres. Esta canción pretende retratar la vida de una metrópoli. En su letra retrata cómo es la velocidad de la ciudad, la gente y sus vidas, cómo describe con la música los acontecimientos cotidianos que se viven de forma natural. Gracias a Sabina nos paramos a pensar en lo que hacemos y lo que no. Lo que nos gusta y nos hace felices viviendo las ciudades, en este caso, por ejemplo de Madrid.

De esta canción ha habido muchas versiones, como la de Antonio Flores. Le aportó un ritmo más rockero y desenfadado. Incluso el propio Sabina quiso cambiar la letra del final, ya que en la estrofa original anunciaba su deseo de irse de la ciudad una vez que él muera. Con el paso de los años la cambió a: «Cuando la muerte venga a visitarme / no me despiertes, déjame dormir / aquí he vivido, aquí quiero quedarme / pongamos que hablo de Madrid»

Joaquín Sabina volverá a subirse a un escenario para representar las últimas canciones, tocará en directo en ‘La mandrágora’ donde protagonizará un escándalo. La España de esa época estaba aún recomponiéndose de una etapa de fascismo. No estaban preparados para las letras de Sabina, arriesgadas y provocativas. En el año 1990, doce años después de aquel éxito sobre la ciudad de Madrid, publicó un álbum tan revolucionario y verdadero como su título:

‘MENTIRAS PIADOSAS’

Este es el séptimo álbum del cantante español. Dentro del mismo se encuentra una canción con el mismo nombre, ‘Mentiras piadosas’, una de las más reconocidas de esa época. Además dentro del disco encontramos la gran influencia que tuvo Sabina, de los cantantes latinos. De hecho, escribió una canción para la cantante mexicana Guadalupe Pineda.

Como peculiaridad, destacamos que este disco no pudo contener en el formato casete todas las canciones. Se tuvo que suprimir dos de ellas para que pudieran entrar las más representativas y escritas para ser interpretadas por él.

Pero los años pasaron por él y por su voz. A pesar de mantener su significante tono rasgado, los excesos durante los últimos años comienzan a pesarle en la voz. El tabaco comienza a hacer mecha en su fuerza vocal, pero sus letras siguen siendo increíbles. En 1999 nos presenta su undécimo disco. Con él llegó a vender 500.000 ejemplares, siendo su disco más largo hasta la fecha. En él encontramos joyas y éxitos como:

’19 DIAS Y 500 NOCHES’

¿Qué se puede decir de esta canción? Dentro del mismo disco encontramos las canciones más íntimas del cantante. Dejó de lado el rock, el género al que se había dedicado desde el principio en 1983. Pero sin dejar de lado su estilo, nos presenta temas acústicos en los que la guitarra y la voz son las protagonistas absolutas.

Dentro de este disco que lleva una canción con el mismo nombres (posiblemente la más conocida) encontramos otros éxitos, como ‘Dieguitos y Mafaldas’ o ‘Nos sobran los motivos’. También tuvo una canción dedicada a Luis Cernuda llamada ‘Donde habite el olvido’ que a su vez es un homenaje a Gustavo Adolfo Bécquer.

Pero 19 días y 500 noches se ha convertido en todo un himno para muchos, una queja al desamor. Pobre Sabina que recibió dos besos, uno por mejilla. Es una de las canciones que más se acercan al género flamenco. ¡Todo un éxito!

En el año 2000, el de Úbeda sacó un disco recopilación de sus mejores canciones en vivo. Había dos discos, uno en acústico y otro en eléctrico. Entre ellos se encontraban los mejores tomas de esas canciones, entre ellas destacamos la canción ‘Noches de boda’ o como la conocen muchos ‘Y nos dieron las diez’, en versión acústica. Esta canción pertenece al álbum de 1992 ‘Física y química’. Pero también encontramos una de las canciones que durante el confinamiento más hemos escuchado:

‘¿QUIÉN ME HA ROBADO EL MES DE ABRIL?’

Esta canción se encontraba dentro del sexto álbum del disco del cantautor. En su comienzo era una canción escrita para una película y el guitarrista Pancho Varona, y a través de su canal de YouTube contó cómo había surgido la idea de hacer esta canción.

Pero esta canción esconde ese secreto, ¿Para qué película fue escrita? Sabina tuvo por encargo hacer realidad una canción para la película ‘Sinatra’ y junto con Pancho Varona, escribieron esta joya. La película estaba protagonizada por Alfredo Landa, quien declaró que era muy amigo de Joaquín Sabina. Por otro lado, el propio Pancho Varona, explicó lo difícil que había sido escribir la canción ya que eran dos novatos iniciados en este mundo de la música.

En el año 2002 Sabina llegó con un nuevo disco, el duodécimo, con canciones nuevas inéditas hasta entonces. En este disco hay prevalencias de sonidos acústicos y guitarras que envuelven a quien lo escucha. No deja de lado tampoco las rancheras, el son cubano, la rumba o el folk. Pero Sabina ahora es mucho más poeta. En este álbum encontramos dos de las mejores canciones del cantante:

‘LA CANCIÓN MÁS HERMOSA DEL MUNDO’

Aunque la primera vez que la escuchas puedes pensar que la letra no tiene sentido, es ahí donde está la magia. Joaquín une conceptos, letras, expresiones y situaciones que nos conducen a tener como nota final una canción imperfecta a la que llamó ‘La canción más hermosa del mundo’. Un intento de regalar a su chica una canción que parece un caos, querer abarcar mucho cuando de amor se trata.

Parece que se equivoca, que no tiene ánimos y que ha perdido las ganas, cuando su único intento era ‘escribir la canción más hermosa del mundo’. Pero hay algo más, ¿qué no darías por tener un bloc de notas de ese trotamundos con cada verso de sus canciones?

‘PECES DE CIUDAD’

Por último, pero no menos importante, la canción de ‘Peces de ciudad’. Es una queja social en un determinado momento, pero también un canto al inconformismo. Desde que empieza nos presenta el escenario parisino, pero rápido se cansa y se va a Amsterdam. No deja que algo que le gusta se asiente y no se conforma. Siempre debe estar buscando algo a lo que agarrarse.

Si “el dorado era un champú”, Sabina supo sacar inspiración en cualquier lado, como los sabios a los que él se refiera, que buscan esos “labios que sacan de quicio”. Sabina supo compactar en una canción muchas expresiones que cuando uno escucha esta canción puede entender y adaptar a su vida.

Muchos artistas como Ana Belén han versionado esta canción, pero también Rozalén o Pablo López junto con Pablo Alborán, en un concierto conmemorativo de artistas españoles. ‘Peces de ciudad’ es y será uno de sus grandes éxitos. ¡Larga vida Sabina!

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además