Música

‘Yo, Tonya’ o la perfecta lección de interpretación de Allison Janney

‘Yo, Tonya’ o la perfecta lección de interpretación de Allison Janney
‘Yo, Tonya’ o la perfecta lección de interpretación de Allison Janney

Es la indiscutible favorita para ganar el Oscar a Mejor Actriz de Reparto por su brutal interpretación de LaVona Harding en ‘Yo, Tonya’. Y es que lo que ha hecho Allison Janney en la película es una clase magistral. ¡Te lo contamos!

No está nominada a Mejor Película, lo que quizá es el gran misterio de estos Premios Oscar 2018, pero ‘Yo, Tonya’ nos ha regalado muchas cosas. ¿Qué me dices de esas brutales interpretaciones de Allison Janney y Margot Robbie? La Academia las ha reconocido con sendas y merecidas nominaciones y, de hecho, todo apunta a que la primera terminará la noche del domingo 4 de marzo levantando su estatuilla.

La veterana actriz, a la que muchos conocerán por su papel de C.J. Cregg, la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca en ‘El ala oeste de la Casa Blanca’, ha dejado al planeta entero asombrado con su trabajo en la película dirigida por Craig Gillespie. No era sencillo meterse en la piel de alguien como LaVona Harding, de quien la propia Allison Janney ha asegurado que ha sido difícil encontrar su humanidad, pero ella lo ha logrado hacer a la perfección.

La despiadada madre de Tonya Harding tiene un importante papel en el largometraje, como también lo ha tenido en la vida de la patinadora, marcando por completo su forma de ser y todo lo que ha vivido. Con un carácter fuerte y muy peculiar y una forma de ser, de hablar y de comportarse única, LaVona era para Allison Janney un gran reto, que está teniendo una increíble recompensa.

Con una transformación física brutal, que llega al punto de impedir que la reconozcamos, la estadounidense ha construido la figura de la madre de Tonya desde los cimientos con seguridad y con firmeza. Se ha convertido en ella, como también ha ocurrido con Margot Robbie y con Sebastian Stan, y nos ha regalado una verdadera lección de interpretación.

Allison Janney logra que aborrezcamos por completo a LaVona Harding, pero también consigue que no podamos dejar de mirarla ni un solo instante. La fuerza de su interpretación la convierte en magnética, en adictiva. Su autenticidad en todas y cada una de las escenas, especialmente esas en las que aparece ella sola mirando a la cámara, la hace hipnótica.

El trabajo que realiza en ‘Yo, Tonya’ debería ser visto y estudiado por todos aquellos que quieran dedicarse a la actuación, puesto que lo que hace Allison Janney en la película es exactamente todo aquello a lo que debe aspirar un actor si quiere alcanzar el Olimpo. Una clase magistral y una demostración del talento puro.

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

¿Qué opinas de "‘Yo, Tonya’ o la perfecta lección de interpretación de Allison Janney"?

Te interesará además