Series

‘La catedral del mar’, otra prueba de que la televisión española necesita más

Avatarpor Judith
  • WhatsApp
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
smile
‘La catedral del mar’, otra prueba de que la televisión española necesita más
‘La catedral del mar’, otra prueba de que la televisión española necesita más

‘La catedral del mar’ concluye su historia en televisión con un gran final que ha convencido a los espectadores y que la eleva a una de las grandes series de los últimos años.

‘La catedral del mar’ se ha despedido de los espectadores tras ocho capítulos. La ficción de Antena3 adaptaba la historia escrita hace más de diez años por Ildefonso Falcones, una novela que terminó convirtiéndose en una de las imprescindibles del siglo XXI de nuestra literatura y que lanzaba una especie de continuación, ‘Los herederos de la tierra’, hace casi dos veranos. Había mucho miedo con esta adaptación televisiva, porque ha habido muchas catástrofes a este respecto y porque ‘La catedral del mar’ había llegado al corazón de las personas.

Hoy pueden sonreír satisfechos. ‘La catedral del mar’ no solo ha gustado: ha convencido. Ha demostrado que una ficción de este estilo es lo que la televisión española viene necesitando desde hace mucho tiempo, desde que las series estadounidenses se colaron en nuestra vida y nos demostraron que las ficciones son mucho más que amoríos imposibles que suelen concentrar la trama y la atención del espectador. En ‘La catedral del mar’ hay amor, por supuesto que lo hay, como lo ha habido en series anteriores de igual calidad y como lo habrá en las que siguen, pero lo hay en muchas direcciones y de maneras muy diferentes. Esta es una de las razones por las que ‘La catedral del mar’ ha gustado, y sin duda debe ser un ejemplo a seguir.

No nos entendáis mal, no queremos que el drama se elimine de nuestra vida. Por favor, somos dramáticos, nos encanta ser dramáticos, pero esto no justifica productos de mala calidad y facilones que se han hecho únicamente en torno a entretener sin más pretensiones, sin importar siquiera los principios y los colectivos que se llevaban por delante. Nos encanta el drama, pero también nos gusta el misterio de ‘Mar de plástico’, nos gusta la acción de ‘La casa de papel’, nos gusta la originalidad de ‘El ministerio del tiempo’, nos gusta la responsabilidad de ‘La otra mirada’ y nos gusta la historia, como se ha demostrado en ‘La catedral del mar’. A los españoles nos gustan muchas cosas, el problema es que no se ha sabido ver esto hace bien poquito.

Siempre se han hecho series de calidad en nuestro país. Siempre, sin excepción. Pero no se hacían con tanta asiduidad, ni se hacían con la mentalidad que tenemos hoy en día. ‘La catedral del mar’ es solo otra prueba, y ya van varias en los últimos dos años, de que los españoles necesitan un poco más que lo que hemos tenido siempre para engancharnos a una buena ficción; ya no nos vale con cualquier cosa, y nos encanta que sea así. Nos encanta que nos presenten retos, nos encantan que las cadenas y productoras arriesguen por productos de calidad que pueden salirse de lo típico, y nos encanta que se confíen en cosas nuevas. Nos encantan que se atrevan con una serie histórica de la Barcelona del siglo XIV, que podía triunfar como ha triunfado.

‘La catedral del mar’ ha sido líder indiscutible en cada episodio emitido, y merece que sea así. Con ella, se ha vuelto a dar un paso más hacia el tipo de ficción que merece la televisión española. En este país hay mucho talento, siempre lo ha habido. Sentimos que en cierto modo faltaban oportunidades y confianza, y ahora por fin van existiendo ambas cosas.

Happy FM.Escuchar en directo. ¡Sólo números 1!

Judith te recomienda también:

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además