Música

Los sinónimos de Rayden

Tras su concierto en Inverfest
Judith Torquemadapor Judith Torquemada
  • WhatsApp
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
smile
Los sinónimos de Rayden
Los sinónimos de Rayden

Rayden presentaba su ‘Sinónimo’ el pasado 25 de enero, y a mí se me ocurrieron cuatro para él.

Dice la RAE, de sinónimo: «dicho de una palabra o de una expresión: Que, respecto de otra, tiene el mismo significado o muy parecido, como empezar y comenzar». Sinónimo es también, como seguramente sepáis si estáis leyendo estas líneas, el último álbum de Rayden. Y mientras disfrutaba del concierto que el artista ofrecía al público del Teatro Circo Price el pasado viernes 25 de enero, uní un poco todo esto. Así que tengo que empezar o comenzar por ello. Por los sinónimos de Rayden, y espero que me permitáis tomarme algunas licencias en el caso de ser necesario.

Lo primero en lo que pensé a este respecto fue que Rayden es sinónimo de fuerza. Acompañado de su banda -dice que sin ellos no estaría donde está y me lo creo, ayer lo demostraron-, Rayden llenó el escenario y cantó como impulsado continuamente por alguna fuerza de la naturaleza de esas que parecen no tener fin. Dos horas después, el concierto seguía, y Rayden también seguía como había empezado o comenzado. Con la misma fuerza, con la misma energía, con la misma contundencia con la que nos ha contado siempre historias suyas y también historias de todos.

Historias de una sociedad que necesita cambiar, renovarse, mejorar, crecer y aprender. Historias de empatía, de amor propio y de superación. Historias de injusticias, de luchas sociales, de crímenes incomprensibles, de colectivos que gritan y de prejuicios que superar. Rayden nos cuenta historias universales, que quienes escuchamos con atención agradecemos y no podemos hacer otra cosa que compartir. Porque Rayden, su música, es sinónimo también de compromiso. De compromiso con los principios que defiende y que canta, y qué suerte tenemos de que una voz tan fuerte quiera hacer esto.

Creo, y supongo que esto es una apreciación muy personal, que Rayden es también sinónimo de honestidad. Me creo lo que me cuenta y me creo lo que me canta. Reconozco que le he leído más de lo que le he escuchado, y fue una grata sorpresa descubrir que cuando se sube a un escenario ese “soy de esas personas que piensan A…” se vuelve un poquito más real. Porque hay honestidad en su voz, además de fuerza y compromiso. Y hay honestidad en sus letras, porque de otra manera no podrían llegar como llegan a millones de personas.

Añado el talento a esta fórmula mágica, como una especie de lazo precioso que envuelve un regalo, y que es en realidad lo primero que vemos al recibirlo. Un sinónimo más: talento. Qué talentazo tiene Rayden. Causa o consecuencia de todo lo anterior, no importa. Se nota el trabajo que hay detrás de todo lo que hace, desde luego, pero esto es talento innato, de ese que hace que los pobres mortales, como yo misma, nos preguntemos cómo puede hacer todo lo que hace.

Fue un gran concierto. Con una gran banda a su lado, con quien se muestra tan compenetrado que da la sensación de que llevan haciendo esto un par de siglos, con dos invitados muy queridos, Bely Basarte y Alfred, y con un público entregado por completo a lo que estaba sucediendo. También esto me gustó verlo. La gente cantaba, saltaba, bailaba y gritaba a mi alrededor. Eso es la música en directo, y qué bonito sigue siendo vivirlo.

Rayden, tu público te conoce, te aprecia y está entregado, así que enhorabuena. Te pediría que lo conserves, para que todos sigamos viviendo esto, pero sé que vas a hacerlo. Lo vi ayer. Por mi parte, me harté de aplaudir, con fuerza, con compromiso, con honestidad y con las mismas ganas que he tenido siempre de disfrutar de un talento como el tuyo.

Judith Torquemada te recomienda también:

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además