Cine

‘La noche de 12 años’ y el silencio que grita

Crítica de 'La noche de 12 años', película nominada a los Goya
Rosa Suriapor Rosa Suria
  • WhatsApp
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
smile
‘La noche de 12 años’ y el silencio que grita
‘La noche de 12 años’ y el silencio que grita

Nunca es tarde para ver ‘La noche de 12 años’, una película en la que los silencios hablan más que las palabras.

Pasa el tiempo, y los años y la distancia hacen que olvidemos algunos de los episodios más impactantes de la historia. Sobre todo si no son nuestros. Aunque, en realidad, sólo hace falta conocerlos para entender que la distancia verdadera es casi inexistente, la creamos nosotros. Sólo hace falta algo de empatía para comprender que todos somos lo mismo, aunque en distintos lugares. Y esto es parte de lo que nos enseña ‘La noche de 12 años’.

Con este largometraje, protagonizado por Chino Darín, Antonio de la Torre y Alfonso Tort, Álvaro Brechner nos lleva directamente al Uruguay de los años 70. Un país que en ese momento vivía una de sus etapas más oscuras, bajo el poder de una dictadura militar. Allí conocemos a una serie de presos Tupamaros que viven un encarcelamiento en el que la tortura y el silencio son sus únicos compañeros.

Precisamente con el silencio juega Brechner, y lo hace de una manera prácticamente maestra. ‘La noche de 12 años’ no necesita palabras, lo transmite todo con las miradas de sus protagonistas, con pequeños guiños, con esos golpes en la pared que supusieron el único hilo de cordura para algunos de los Tupamaros.

Estamos ante una película que no sólo nos abre los ojos y nos muestra la realidad de estos presos, entre los que se encontraba el presidente Mujica, sino que también nos enseña hasta dónde es capaz de llegar el ser humano. Hasta dónde es capaz de llegar su maldad, hasta dónde es capaz de llegar su cuerpo, hasta dónde es capaz de llegar su mente.

Durante dos horas, Álvaro Brechner nos hace viajar en el tiempo, nos mete en esas celdas inhumanas en las que estos hombres sobrevivieron (porque en ningún momento estaban viviendo) durante 12 años, nos hace testigos de las torturas a las que fueron sometidos, comparte con nosotros la locura a la que fueron llevados. Y su pureza. Y su inocencia. Y su bondad. Y su fuerza.

‘La noche de 12 años’ es una película que habla de historia, pero que sobre todo habla (en silencio) de sentimientos, de valores, de formas de entender la vida y de enfrentarse a ella. Una cinta que genera todo tipo de sensaciones en el espectador, y que no va a pasar de largo por ti. Su historia no va a hacerlo, sus personajes tampoco.

Los aspectos técnicos rozan la excelencia, desde el sonido (maravilloso) hasta la realización, pasando por una impecable dirección y unas interpretaciones que muchos podrían considerar como objeto de estudio en las escuelas. No falla nada. Sólo falla que eso que estamos viendo ocurriera, que no sea producto de la imaginación, y que hayamos elegido olvidarlo o ignorarlo.

Rosa Suria te recomienda también:

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

¿Qué opinas de "‘La noche de 12 años’ y el silencio que grita"?

Te interesará además