El rincón del lector

Reseña de ‘Bon Vivant’, de Elizabeth Bowman

'Bon Vivant'
Judith Torquemadapor Judith Torquemada
  • WhatsApp
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
smile
Reseña de ‘Bon Vivant’, de Elizabeth Bowman
Reseña de ‘Bon Vivant’, de Elizabeth Bowman

Reseña de ‘Bon Vivant’, libro escrito por Elizabeth Bowman y publicado por la Titania.

'Bon Vivant', de Elizabeth BowmanTÍTULO

Bon Vivant

AUTORES

Elizabeth Bowman

EDITORIAL

Titania

SINOPSIS:

Michael Maellark es un dandi que se dedica a despilfarrar el dinero y a entregarse a la morfina, al alcohol y, como no, al sexo. Su vida es un desconcierto de estrepitosas situaciones, donde lucha por mantenerse en pie y seguir avanzando como un autómata. Antes hubiera intentado enmendar el caos que provoca, pero ahora ya no le importa. Siempre fue un consentido, pero desde que Cassandra lo dejó, cayó en el abismo.

Céline Montfadal es una dama francesa, joven y muy acaudalada que se ha instalado en Londres durante algunos meses después de enviudar. Lo que nadie sabe es que se vio obligada a casarse con un hombre sesenta años mayor que ella, alcohólico y violento que la torturó. Céline había perdido la esperanza en la vida, pero entonces su esposo falleció, y ahora está decidida a ser libre y feliz.

Tanto Michael como Céline intentan seguir adelante. El uno, porque está dispuesto a conseguir una conquista más, como si no tuviera suficientes problemas… y la otra, porque no está dispuesta a perder el tiempo con galanes de medio pelo, no piensa renunciar a su libertad. Pero entonces, ¿por qué el destino se empeña en que sus caminos se crucen?


Lo primero que me gustaría destacar de ‘Bon Vivant’ es lo tremendamente bien escrito que está. O Elizabeth Bowman nos ha engañado a todos y en realidad es una dama nacida a mediados del siglo XIX, o no me queda otra que caer rendida a sus pies. Leyendo ‘Bon Vivant’ me he sentido un poco como cuando empecé a conocer el trabajo de Jane Austen: me he sentido de verdad en otra época. Y pocas cosas hay más bonitas que esa para una lectora que, además, es una apasionada de eso que conocemos como otra época.

No soy tan apasionada de la literatura romántica; aunque no es ni mucho menos un género que me disguste en líneas generales, me cuesta encontrar un libro con el que piense este es el libro. ‘Bon Vivant’ no ha sido ese libro aunque, de verdad, qué bien escrito está. Me vais a permitir tomarme la licencia de repetirlo tantas veces como me salga de dentro.

Porque con la pluma de Elizabeth Bowman uno consigue adentrarse de verdad en una lectura que bien podría haberse escrito hace un par de siglos. La narración, en una acertada tercera persona, el vocabulario, la cadencia de las voces de los personajes, el ritmo que se toma… No solo no encuentro fallos: encuentro, por el contrario, muchísimos aciertos. Solo por el trabajo de Elizabeth Bowman, este es un libro que puedo recomendar a los amantes de lo romántico y de la época.

Los fallos los encuentro en la historia. Creo que el punto del que parte ‘Bon Vivant’ es interesante, y creo también que hubiéramos llegado a un punto interesante de haberse desarrollado algo más, pero una vez completada la lectura la he encontrado, precisamente, incompleta. Entiendo la historia que nos ha presentado, y entiendo lo que mueve a los personajes, pero creo que para haberla hecho real sobre el papel y no solo en nuestras cabezas tendría que habernos dado más escenas entre los protagonistas, quizá eliminando otras que no tienen gran importancia final y que nos distraen de la verdadera trama.

No siento que no haya pasado nada en todo el libro, porque han pasado cosas, pero sí siento que las más insignificantes han tenido un desarrollo mucho más grande que aquello que atrae del libro. Es decir, una historia de amor entre dos personas que tienen muchos fantasmas de los que recuperarse antes de volver a amar. La primera parte es casi una presentación en sí misma, y se da vueltas en torno a las mismas ideas sin ninguna revelación que justifique el paso de las páginas, y la segunda parte la encuentro precipitada. Comprendo que las relaciones románticas, en el siglo XIX, funcionaban un poco a modo de insta-love, pero con todo lo que cargaban los personajes a sus espaldas me hubiera gustado otro tipo de desarrollo. Por ese lado, me ha decepcionado. Pocas escenas entre ellos (aunque fantásticamente bien escritas, de nuevo) y sin demasiada importancia.

Los personajes. Michael Maellark es el protagonista de la historia. ¿Me ha gustado? Bueno, soy una persona que está bastante cansada de personajes que justifican sus malas acciones con traumas del pasado, pero he de decir que este Maellark tiene algo de encanto. De Céline siento que apenas he tenido unas pinceladas, pero han sido agradables.

A modo de conclusión. He disfrutado por momentos de este libro, porque está muy bien escrito. Y volveré a leer a Elizabeth Bowman, de eso no tengo dudas. También puedo recomendarlo a aquellos que son fieles al género, esperando que encuentren en ‘Bon Vivant’ ese algo que a mí me ha faltado.

✩✩✩

El rincón del lector

Judith Torquemada te recomienda también:

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además