El rincón del lector

Reseña: ‘Todo lo que nunca fuimos’, de Alice Kellen

'Todo lo que nunca fuimos'

Etiquetas

Judith Torquemadapor Judith Torquemada
  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • WhatsApp
smile
'Todo lo que nunca fuimos', de Alice Kellen
Reseña: ‘Todo lo que nunca fuimos’, de Alice Kellen

Reseña de ‘Todo lo que nunca fuimos’, libro escrito por Alice Kellen y publicado por Editorial Planeta.

'Todo lo que nunca fuimos', de Alice KellenTÍTULO

Todo lo que nunca fuimos (Deja que ocurra #1)

AUTORES

Alice Kellen

EDITORIAL

Editorial Planeta

SINOPSIS:

Leah está rota. Leah ya no pinta. Leah es un espejismo desde el accidente que se llevó a sus padres. Axel es el mejor amigo de su hermano mayor y, cuando accede a acogerla en su casa durante unos meses, quiere ayudarla a encontrar y unir los pedazos de la chica llena de color que un día fue. Pero no sabe que ella siempre ha estado enamorada de él, a pesar de que sean casi familia, ni que toda su vida está a punto de cambiar. Porque ella está prohibida, pero le despierta la piel. Porque es el mar, noches estrelladas y vinilos de los Beatles. Porque a veces basta un “deja que ocurra” para tenerlo todo.


‘Todo lo que nunca fuimos’ es la primera parte de la biología ‘Deja que ocurra’, cuya segunda parte verá la luz el próximo 30 de abril. Se llamará ‘Todo lo que somos juntos’, y esta elección de títulos ya viene demostrando bastante bien la capacidad que tiene Alice Kellen de jugar con las palabras.

Alice Kellen es una autora a la que ya había leído. De ella me gusta precisamente eso: que juega muy bien con las palabras. Y que es capaz de encajar detalles preciosos, de los que permanecen en la memoria y en el alma de un lector apasionado, en historias sencillas. En historias que, más o menos, salvando las distancias y desplazándonos en este caso hasta Australia, podrían pasarnos a cualquiera. Tiene mucha facilidad para llegar al lector en este sentido, siempre lo he advertido cuando se trata de ella. ‘Todo lo que nunca fuimos’ es un ejemplo más de esto.

Australia. Byron Bay. Nos desplazamos hasta este municipio del sureste de Australia para conocer a Leah, Axel, Oliver y una familia bastante curiosa. Todos han sufrido una terrible perdida de la que tratan de recuperarse, cada uno a su manera y con la única excepción de nuestra protagonista: Leah.

Leah no cree justo seguir disfrutando de la vida cuando sus padres han fallecido. Leah no se siente bien sonriendo, ni siendo mínimamente feliz, porque sabe que sus padres no podrán hacerlo. Se han ido, y ella sigue. Y no entender lo sucedido, no poder asimilar lo sucedido, no considerarlo justo, la lleva a encerrarse en sí misma en una especie de vacío en el que no admite sentimientos de ningún tipo, ni buenos ni malos. Entiendo el personaje que ha proyectado Alice Kellen, entiendo su manera de ver la vida después de todo lo sucedido, y puedo decir que he seguido sus pasos con interés y con emoción. Quizá me hubiera gustado un poco más de pausa, un poco más de desarrollo, pero también entiendo que hubiera cambiado el ritmo de una historia que se lee con mucha facilidad, y eso desde luego se lo agradezco.

Porque ‘Todo lo que nunca fuimos’ es muy sencillo de leer. No resulta desagradable, como podría creerse leyendo la sinopsis. Como digo, esto puede ser malo o bueno. Malo, si buscas algo más de profundidad; bueno, si lo que quieres es devorar el libro y que no te queden (muchos) posos negativos tras hacerlo. ‘Todo lo que nunca fuimos’ es una historia que contiene sentimientos negativos derivados de manera inevitable del suceso del que partimos, pero es también un libro muy esperanzador, que habla de segundas oportunidades, de conocernos mejor a nosotros mismos, de abrir los ojos ante nuevas posibilidades que nos ofrece la vida y de aprender a disfrutar del presente, porque merecemos tenerlo y vivirlo.

La figura de Axel, el otro protagonista, encarna bastante bien muchos de estos elementos, con sus “peros” y sus demonios, pero con un encanto innegable. La filosofía que le ha brindado Alice Kellen no solo me ha gustado: como digo, me ha interesado. Hay diálogos verdaderamente interesantes que me han hecho reflexionar, aunque no hicieran más que reforzar ideas que ya tenía conmigo. Y siempre agradezco esto en un libro: que me lleve un poquito más allá de la mera lectura, del mero entretenimiento.

‘Todo lo que nunca fuimos’ me ha gustado, a pesar de lo sencillo que es o precisamente por lo sencillo que es. Quizá en otro momento hubiera echado en falta algo más de dolor (no me entendáis mal, no es que quiera sufrir de manera gratuita, simplemente quiero sentir las cosas por completo, al cien por cien), pero lo cierto es que estoy bastante satisfecha con esta lectura. Ni siquiera me han chirriado los clichés que he encontrado en sus páginas, porque los he entendido como lo que son: todos tenemos clichés en nuestra vida, es inevitable. A veces pasa que nos enamoramos del mejor amigo de nuestro hermano mayor… Y a veces pasa que él se enamora también. Hay clichés, pero están justificados. Y hay sorpresas, y hay escenas preciosas, y hay elementos que me llevan directamente a la segunda parte, que leeré con muchas ganas. Disfrutad vosotros también de la lectura.

☆ ☆ ☆

 

¡’Todo lo que nunca fuimos’ puede ser vuestro! Estamos sorteando un ejemplar.

El rincón del lector

Judith Torquemada te recomienda también:

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

¿Qué opinas de "Reseña: ‘Todo lo que nunca fuimos’, de Alice Kellen"?

Te interesará además