Cine

Así ha roto Margot Robbie con la creencia más injusta de Hollywood

Cine
Así ha roto Margot Robbie con la creencia más injusta de Hollywood
Así ha roto Margot Robbie con la creencia más injusta de Hollywood

Margot Robbie ha irrumpido en los Oscar pisando fuerte con ‘Yo, Tonya’, con la que ha roto la creencia más absurda del mundo del cine.

Ni siquiera se había terminado el rodaje de ‘Yo, Tonya’ cuando ya se hablaba de la posibilidad de que Margot Robbie optara al Oscar. Un vaticinio que se ha cumplido, para sorpresa de la australiana, que está viviendo el que es, sin duda, su mejor momento profesional desde que saltara a la fama. Un año repleto de halagos y de triunfos más que merecidos.

Margot Robbie puede decir que sabe lo que es meterse por completo en la piel de otra persona. Lo que ha hecho en ‘Yo, Tonya’ es mucho más que interpretar un personaje, más que imitar a una figura, es convertirse en ella. Quien conocía a Tonya Harding con anterioridad lo ha tenido claro, nadie podría haberlo hecho mejor que ella. Y los que no sabíamos nada de la patinadora hemos quedado igualmente fascinados.

La australiana no sólo nos deslumbra en las escenas más potentes, en las que deja claro que es capaz de llegar al límite físico y psíquico para transformarse en sus personajes, sino que consigue hacerlo en aquellas más sencillas, que a su vez son las más complicadas de interpretar. Y es que brillar en ese tipo de secuencias sólo está al alcance de aquellos que poseen un talento orgánico, natural, para la actuación.

Y al fin, en 2018, ha llegado el momento de que confirmemos que Margot Robbie lo tiene. Con esta magnífica interpretación no sólo se ha ganado el aplauso del público, de la crítica y de sus compañeros de profesión, además de numerosas nominaciones y galardones, sino que ha sido capaz de romper por completo una de las creencias más absurdas e injustas de la industria del cine.

¿Cuántas veces has escuchado que una actriz ha llegado a la posición en la que se encuentra por su belleza? Generalmente, se tiende a asegurar que las intérpretes guapas, aquellas que destacan por su belleza, triunfan sólo por eso y, que, además, no son buenas actrices. Uno de los mayores errores que podemos cometer. Y Margot Robbie nos lo ha demostrado.

Se puede ser bella y buena actriz, igual que se puede ser bella y mala actriz y se puede ser fea y ser la mejor o la peor intérprete del mundo. La belleza y el talento no tienen ningún tipo de relación y desprestigiar a un profesional por su aspecto es algo realmente deleznable. Ojalá la interpretación de Margot Robbie nos sirva para quitarnos todos esos prejuicios y esos complejos de encima. Ya va siendo hora de valorar a las personas como profesionales sin que algo tan banal como su físico intervenga.

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

¿Qué opinas de "Así ha roto Margot Robbie con la creencia más injusta de Hollywood"?

Te interesará además