Cine

‘Kill Bill’: 8 curiosidades de la película de Quentin Tarantino

Curiosidades de 'Kill Bill' que debes conocer
‘Kill Bill’: 8 curiosidades de la película de Quentin Tarantino
‘Kill Bill’: 8 curiosidades de la película de Quentin Tarantino

No cabe duda de que ‘Kill Bill’ es una de las mejores películas de Quentin Tarantino y hoy queremos recordar algunas curiosidades.

Por Natalia Sabariego

Que Quentin Tarantino se ha convertido en uno de los grandes iconos del cine, lo sabemos todos. Que sus películas siempre dan que hablar y acaparan la atención de la crítica y sus seguidores, es algo evidente. Y que ‘Kill Bill’ se ha configurado como uno de los mejores largometrajes de la historia del cine es un hecho. Hace ya 18 años del estreno de la primera entrega de esta saga con la que Tarantino empezaba a mostrarnos su mundo, después del estreno en 1994 de ‘Pulp Fiction’.

Fue en 2003 cuando Uma Thurman se puso otra vez en manos del director estadounidense para consagrarse como la musa de este mismo. Sin embargo, los fanáticos de Tarantino no se pusieron a sus pies hasta el año siguiente cuando lanzó la segunda parte de esta película. Y es que ‘Kill Bill’ se ha convertido indudablemente en un icono del cine y de la cultura en general.

Mamba Negra vestida del mítico mono amarillo sujetando la katana detrás de ella ha sido todo un referente y algo inspirador para películas futuras. Al igual que Tarantino hizo para crear el concepto y los personajes de Kill Bill: coger ideas del manga y de la cultura japonesa para crear su propio universo. Y lo consiguió. Aquí te traemos curiosidades que te sorprenderán de ‘Kill Bill’:

Una película en dos

Aunque ‘Kill Bill’ esté dividida en dos partes, la película se concibe como una pieza entera. Se tardó seis años en escribir el guion y moldear todos los detalles de la película. Finalmente, fueron un total de 220 páginas las que compusieron el guion. Debido a esta extensión tan grande, a Tarantino no le quedó otra que partirla en dos partes. Aunque esta decisión no la tomaron hasta que empezaron a grabar la película. En un principio ‘Kill Bill’ iba a durar más de cuatro horas. Sin embargo, los productores y el propio director se dieron cuenta de que iba a ser muy difícil promocionarla y exhibirla.

El origen de la idea

En realidad, la idea de ‘Kill Bill’ surgió mucho antes de lo que pensamos. Y ‘Pulp Fiction’ tiene mucho que ver. Durante el rodaje de esta película, Quentin Tarantino mencionó por primera vez la idea de ‘Kill Bill’ a Uma Thurman. Una cinta inspirada en el kung-fu durante los años 70. Ambos, inmediatamente, empezaron a hablar de cómo podría transcurrir esa idea. Esto hizo que la actriz no pudiese evitar imaginarse a sí misma en el vestido de novia cuando era disparada.

Regalo de cumpleaños

De hecho, a Una Thurman le gustó tanto el personaje de Beatrix Kiddo que tuvo que emplearse a fondo para prepararlo. Tanto que Tarantino le puso deberes: verse ‘Jackie Brown’. ‘Por un puñado de dólares’ y ‘Cooffy’, entre otras. El director admitió que la actriz fue la responsable de crear la personalidad y el personaje de La Novia. Y es que este papel fue el regalo por el 30 cumpleaños de Tarantino a Thurman.

Las escenas más sangrientas en blanco y negro

Si eres un auténtico fan de ‘Kill Bill’ recordarás escenas en las que la película sale en blanco y negro. Aunque muchos seguidores del séptimo arte han considerado que se debe a un homenaje a las películas clásicas, esto dista mucho de la realidad. La MPAA (Motion Picture Association), una organización que vela por los derechos y los intereses cinematográficos, dictó que la película era demasiado violenta y contenía demasiada sangre como para que se estrenara de esa forma. Así que Tarantino no se lo pensó dos veces: no tocó nada del montaje pero lo puso en blanco y negro.

Entrenamientos dignos de samuráis

Y, como hemos mencionado, el estilo de esta película son las artes marciales. Un reto al que se tuvo que enfrentar más de un actor de la película. El elenco, especialmente las mujeres, tuvieron que entrenar muy duro durante tres meses para la grabación del largometraje. En concreto, practicaron kenjutsu, una técnica con la espada samurái y el kun-fu. Pero quien tuvo que esmerarse más fue, obviamente, la protagonista. Una Thurman se empleó a un entrenamiento especial y muy intenso, tres meses después de haber dado a luz. Tuvo que aprenderse diferentes técnicos y coreografías típicas de las artes marciales. Incluso tuvo que aprender a hablar en japonés.

Más allá de ‘Kill Bill’

El cineasta es un experto cinéfilo. No es ninguna novedad que Tarantino haya cogido ideas, detalles o referencias de otras películas de las que es muy fan. ‘Kill Bill’ se convirtió, en realidad, en una perfecta combinación de un gran número de películas. El director retó al público a que intentase reconocer cuántas referencias cinematográficas había en su película. Se llegó a decir que ofrecía un millón de dólares a aquellos que le entregara una lista completa de todas las películas que aparecían.

La base y el hilo conductor de ‘Kill Bill’ está basado en el largometraje de 1973 ‘Lady Snowblood’, en la que una mujer se venga de unos pandilleros que mataron a su familia. Pero las referencias no se quedan ahí. La escena en la que Beatrix Kiddo pelea con 88 luchadores y lo vemos en silueta está inspirado en ‘Samurai Ficcion: Episode One’. ‘Blood: The Last Vampire’ o ‘Kage no Gundan’ son otras piezas audiovisuales que han logrado conseguir pegar los retales para crear esta película.

La “Pussy Waggen”

Son muchas los elementos que te enganchan de esta cinta, pero, sin duda, hay un objeto que llamó la atención por encima de las demás: la “pussy wagen” (“coñoneta”). Se trata de un coche personalizado en el que en la parte de atrás se puede leer en una gigante infografía: Pussy Wagen. En realidad este coche pertenece al mismo Tarantino, quien, de hecho, lo utilizó para pasearse por las calles de Hollywood para promocionar el Volumen II de ‘Kill Bill’. Incluso hubo cantantes que les gustó mucho la idea de esa camioneta. Beyoncé y Lady Gaga lo quisieron utilizar en su videoclip ‘Telephone’ o Missy Elliotr en ‘I’m really hot’.

La banda sonora

Y como era de esperar, la BSO de ‘Kill Bill’ también está hecha de retazos de otras bandas sonoras. Toda la música que escuchamos en la película forma parte de la colección personal de bandas sonoras del propio Tarantino. ‘The Gran Duel’, Soul Enka, ‘Battles Without Honor or Humanity’, Sinatra, Charlie Featfers, Neu!.. todos estos cantantes y canciones componen la película. Pero si hay algo que caracteriza a la cinta es el famoso y peculiar silbido con el que los personajes empiezan a matar y a pelear. Esa melodía proviene de la película ‘Twisted Nerve’.

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

Te interesará además