Selena Gómez

¡Truco Infalible!

Crea tu Propio Sujetador para Llevar la Espalda al Aire

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • WhatsApp
sorprendido

¡Qué bonitos son los vestidos con la espalda al aire! Estilizan muchísimo y sorprenden, dejan a todo el mundo con la boca abierta. Y es que quedan genial. Pero no todo es tan perfecto como parece… El problema llega cuando hablamos de la prenda más importante para toda mujer: el sujetador.

¿Cómo llevar uno de estos vestidos que dejan al descubierto toda tu espalda sin que se vea nuestro sujetador? ¡Qué complicado! ¿No? Pues… Parece que ya no tenemos las cosas tan difíciles. Con este increíble tutorial, podrás tunear un sujetador y convertirlo en tu aliado perfecto para los días en los que decidas llevar la espalda al aire.

Los materiales que necesitas son un sujetador -no tiene por qué ser nuevo-, tijeras, alfileres, aguja e hilo, a poder ser, del tono del propio sujetador. Puedes utilizar un sujetador que ya no utilices, pero no debe estar demasiado desgastado. Además, ten en cuenta que es preferible que los tirantes sean ajustables, así será más fácil que el sujetador quede perfecto.

Demi LovatoLo primero que debes hacer es colocar el sujetador en una mesa y cortar el tirante a la altura de la unión con el lateral. Cuanto más raso lo cortes, mejor. Después, corta el lateral justo por la zona donde se une con la copa. De nuevo, córtalo lo más ajustado posible. Repite esta operación en el otro lateral del sujetador.

Una vez cortadas ambas partes, dale la vuelta al sujetador y coge el tirante. Debes comprobar que no queda ningún giro en el mismo, porque no querrás ponértelo enroscado. Dirige el tirante hacia la mitad exterior de la copa, en su zona inferior, y engánchalo con un alfiler en el lugar que consideres correcto. Este paso se realiza un poco a ojo, pero no te preocupes, porque no es definitivo.

Realiza esta acción con el otro tirante y, cuando tengas ambos enganchados, pruébatelo con cuidado de no pincharte con los alfileres. Si ves que no queda lo suficientemente tirante, puedes hacer modificaciones y volver a probártelo.

Cuando estés convencida con el resultado preliminar, ¡llega el momento de coser! Es muy sencillo, sin quitar los alfileres, da un par de puntadas con tu aguja y el hilo y, una vez esté bien sujeto, retira los alfileres. Después, puedes rematarlo para que esté bien cosido y no se nos caiga a mitad del día. ¡Sería una tragedia!

Puedes guiarte también a través del vídeo, para que te resulte más sencillo.

¡Ya tienes tu sujetador! Una pasada, ¿verdad? Es mucho más fácil de lo que parece y, por encima de todo, es muy útil. De esta manera, puedes aprovechar un sujetador que ya no usas muy a menudo y reconvertirlo en la prenda que siempre has necesitado y nunca has encontrado. ¡Completamente lista para enseñarle esa preciosa espalda a todo el mundo!

HappyFM. Escuchar en directo. ¡Sólo números 1!