Gran Hermano

Sociedad

Omar Montes, la cultura de la violación y un comportamiento inadmisible

Dejando las cosas claras

Un comentario de Omar Montes en ‘Gran Hermano VIP’ nos obliga a hablar de la cultura de la violación.

Omar Montes
Omar Montes, la cultura de la violación y un comportamiento inadmisible

Comenzaré estas líneas aclarando que no veo ‘Gran Hermano’, así que no sé nada de la vida de Omar Montes, al que desde luego no conocía antes de que todo esto llegara a mis oídos. Pero como este asunto va más allá de un programa de televisión, de hecho no tiene nada que ver con éste, tengo que hablar de ello. Me veo obligada a hacerlo, porque me han dado la oportunidad de tener un medio para llegar a las personas y no puedo dejar pasar este tipo de cosas. No deben silenciarse, no deben ignorarse, ni debemos mirar para otro lado. Es un problema de todos.

Cultura de la violación

Y ese problema se llama cultura de la violación. Por definirlo de algún modo, podemos decir que la cultura de violación es un problema social que existe cuando la violación es de alguna manera normalizada, a través de acciones, conversaciones y pensamientos. Esto, por supuesto, es un problema que tiene su raíz en la misoginia, en el sexismo, en el patriarcado, en tantos asuntos de los que hemos hablado en tantas ocasiones.

Entendemos como cultura de la violación comentarios que normalizan la violación a la mujer, que no dan importancia a este delito, que lo enmascaran de alguna manera (por ejemplo, con la culpabilización a las víctimas, “¿qué llevaba puesto? Seguro que iba provocando”). En ‘Gran Hermano VIP’, en los últimos días, hemos tenido un ejemplo perfecto de esto.

Durante una fiesta que tuvo lugar en el reality, una de las concursantes, Miriam Saavedra, bebió tanto como quiso y puede permitirse. Uno de sus compañeros, Asraf, le acompañó a la cama cuando quiso irse a dormir y entonces surgió este comentario que ejemplifica lo anterior. Omar Montes le insinuó a Asraf que se aprovechara de que su compañera había bebido para tener sexo con ella. Decimos “insinuar”, pero la verdad es que fue bastante directo. Asraf le respondió que esas cosas no le gustaban y Omar se preguntó “¿qué cosas?”

¿Qué cosas, Omar? Pues aprovecharse de que una persona no se encuentra en plenas facultades para tener sexo con ella. Eso es violación, porque a ver si nos enteramos de que violación no implica necesariamente violencia. Una violación también es esto. Y tener tan interiorizado que uno puede hacerlo sin consecuencias, considerar que no es un acto que pueda pesar sobre su conciencia, es cultura de la violación.

Es delito, y además es asqueroso

No dejo de preguntarme qué pasa por la cabeza de hombres como Omar Montes cuando hacen este tipo de comentarios, o cuando yendo más allá llevan a cabo sus pensamientos. ¿De verdad lo único que quieren, y perdonad la expresión, es meterla en caliente? Además de ser un delito, dice mucho del tipo de persona que es. Demuestra que no le importa que su compañera disfrute del sexo, que lo único en lo que piensa es en disfrutar él mismo. Insisto: es delito, pero es que además es asqueroso.

Y la sanción impuesta por el programa ha sido una nominación directa. En un momento en el que pedimos conciencia en los contenidos televisivos, tener una persona como Omar Montes en uno de los programas más vistos de nuestra televisión también dice mucho de este programa. Omar Montes debería haber sido expulsado, porque esto puede parecer una tontería para muchos pero solo es la perpetuación de esta cultura de la violación que sigue haciendo daño a mujeres en todo el mundo. Basta ya de normalizar lo que no es normal.

Escucha HappyFmLa radio en directo ¡Sólo números 1!

¿Qué opinas de "Omar Montes, la cultura de la violación y un comportamiento inadmisible"?

Te interesará además